miércoles, 29 de marzo de 2017

I Am - Life Through Torment



Año: 2017
Sello: Independiente
País de origen: USA

Algo en mi interior me decía que este disco iba a gustarme. Sin embargo, nada me decía que me iba a gustar tanto. Estaba al tanto de la existencia de este grupo de Dallas, a quienes suelen comparar con bandas como Chokehold, Xibalba y ése tipo de bandas; todos grupos que son de mi agrado, por cierto. Pero, repito, en ningún momento pensé que iba a encontrarme escuchando el disco en cuestión una y otra vez, obnubilado y dominado por la furiosa y oscura música creada por estos 5 animales.
Había leído reseñas del EP debut "Memento Mori", y había tenido la chance de escuchar algunas canciones. Las referencias eran buenas, y lo que había escuchado (poco), me había resultado atractivo. A eso le sumemos que el estilo del grupo, ubicado entre el Deathcore, el Hardcore y lo más furibundo del Metalcore de los 90's, todo encuadrado dentro de lo que conocemos como Beatdown/Downtempo, es algo que me atrae bastante. Ok, ni el Deathcore ni el Metalcore que arrasaron (en cuanto a éxito) durante las primera década de éste siglo son parte de mi menú diario, no hay manera de que pueda engancharme con esas facetas de dichos estilos. Pero, cuando la cosa va por el lado del Beatdown/Downtempo, mi perspectiva e interés cambian abruptamente. Claro, el toque a la Obituary en la densidad y el groove se hace presente, los subgraves copan la parada, los rebajes abruman y el odio encuentra un canal cuasi perfecto para expandirse cual peste. Todo eso suele gustarme bastante, si está bien manejado. Da la casualidad de que I Am poseen todas esas cualidades, y les sacan el jugo hasta no dejar ni una gota.
A los rebajes típicos del estilo los meten en los instantes justos, y explotan al máximo la posibilidad de ir cada vez más lento, cada vez más abajo. Vienen a toda máquina y de golpe arrebatan con una caída brutal. Y a esa caída le sigue otra más, llevándote más abajo de lo que ya estabas; y luego viene otro rebaje y directamente se van para el lado del Doom, pero con espíritu Hardcore, claro. Muchas bandas usan dicho recurso, pero no todos saben usarlo de forma magistral, tal como sucede con el quinteto texano en cuestión.
Las partes rápidas no abundan, pero están en lugares estratégicos, pensadas y ejecutadas para insuflar aires de violencia indómita a un disco que ya de por sí es muy violento. Además, el contraste entre las partes rápidas, las otras más groovys y los ritmos de tempo realmente bajo, es tan marcado, pero tan preciso e inteligente, tanto en su manipulación como en la ubicación de cada tempo, que es imposible no caer preso en las garras de la feroz y oscura música de I Am.
Obvio, el sonido es tan nítido como brutal, la voz destila odio, y dale que va. Y por si fuera poco, hay un par de temazos increíbles, como la canción que da nombre al disco, el derroche de groove en "Sacred Cries", y la descomunal "SUI", track que me recuerda a los momentos más negros y jodidos de Integrity.
Miren, voy a resumirlo con estas palabras: no sé si éste primer disco full de I Am va a estar entre mis 10 favoritos del 2017, no quiero apresurarme. Pero, ni lo duden, va a estar entre mis favoritos del año en curso, ocupe el lugar que ocupe en dicha lista.

Bandcamp
Facebook
Earsplit PR

martes, 28 de marzo de 2017

Warfist - Metal to the Bone



Año: 2016
Sello: Godz ov War Productions
País de origen: Polonia

Ya son casi 5 años trabajando junto al amigo Greg y el sello Godz ov War Productions. Casi 5 años de reseñar material de bandas polacas realmente duras, oscuras y viciosas. Ahora le toca el turno al segundo disco full del trío polaco Warfist. ¿Podemos esperar algo que no sea duro, sucio y oscuro? No, no esperen otra cosa.
Hace unos años, en el 2014, el trío de Zielona Góra lanzó su primer disco full, un trabajo llamado "The Devil Lives in Grünberg". El mismo constaba de 11 pistas de lo que ellos llaman Necrothrash, que no es otra cosa que Thrash Metal sucio y beligerante, con influencias de las primera ola del Black Metal (ya saben, Venom y Bulldozer a la cabeza), el Teutonic Thrash y machaques simples y directos a la Warfare. Su segundo larga duración es exactamente lo mismo, y suena igual de entretenido que su antecesor. O sea que no hay cambios, pero al menos mantienen un nivel interesante e intenso, cosa que no es para menospreciar.
El disco arranca con "Pestilent Plague", y el rumbo que tomará la banda queda más que claro desde un inicio: riffs simples y sin rodeos, con un sonido sucio y añejo. La batería sacudiendo al mejor estilo Speed/Thrash de mediados de los 80's, con el bajo acompañando sin darse un respiro, y la voz reventada, con vahos de whisky y tabaco omnipresentes. Cada riff suena a cosas que ya hemos escuchado, mas, ésa es la idea. La nostalgia y el amor por el viejo Metal Extremo de la primera mitad de los 80's (o de mediados de los 80's, en su defecto), se hacen presentes en cada pasaje, inundan cada rincón, no dejan un espacio sin llenar con su presencia. Lo mejor del caso es que no me los imagino tocando otro tipo de música que no sea ésta. Será por eso que, sin ser un gran disco, "Metal to the Bone" me resulta muy entretenido, como un divertimento salvaje. Me hace pensar en turbas de chicos malos bebiendo copiosamente, con el volumen de la música (Thrash Metal de la vieja escuela, obvio) sonando hasta reventar los vidrios del lugar, humo, sudor, miradas torvas y actitud de pocos amigos.
Parejo y conciso, este nuevo opus de la banda en la cual podemos encontrar a miembros de Moontower y Supreme Lord, es puro Thrash con olor a podrido y honestidad brutal. En medio de ése panorama nos encontramos con algunas piezas valiosas, tal es el caso de la canción que da nombre al disco (lo mejor, lejos), la mencionada "Pestilent Plague" y "Necrovenom", canciones que resultan ser una síntesis de lo que es el disco.
Grabado en la primavera (europea) del 2015, "Metal to the Bone" es un disco para que las huestes metálicas se hundan en la nostalgia y recuerden cuan fabulosos fueron los 80's. Si hasta el nombre del disco nos lo anticipa.

Facebook
Label
Bandcamp
 

lunes, 27 de marzo de 2017

Deprive - Temple of the Lost Wisdom



Año: 2016
Sello: Memento Mori
País de origen: España

"Into Oblivion", el disco debut del proyecto unipersonal del talentoso músico español Erun-Dagoth, llamó poderosamente mi atención en su momento, en 2015, gracias a lo lúgubre de sus atmósferas y lo bien planteado que estaba el disco en lo estructural y lo contextual. Todo parecía suceder, como si fuera un relato, en el lugar y momento exacto; cada imagen creada por la música en la mente del oyente ponía al mismo en la situación precisa en la que transcurrían las canciones, o al menos en ése universo en el cual Erun parecía haberlas creado y ejecutado. Es por eso que quedé con expectativas más bien altas respecto a lo que vendría. Lo que vendría ya no es tal, pues ya vino, y se llama "Temple of the Lost Wisdom", nuevamente editado por Memento Mori.
El segundo disco de una banda suele ser, históricamente, el disco definitorio en algunos aspectos. Es, en caso de que el debut haya mostrado algo prometedor, el disco que va a confirmar lo hecho en el primer disco, y en algunos casos, es el que va a definir si la banda sigue su curso ascendente, si se estanca, o si queda en la historia como una banda de un solo disco: el del debut. Deprive se la jugó y salió al ruedo con un disco que supera claramente a su antecesor, y eso que "Into Oblivion" es un álbum realmente bueno.
De entrada, Erun pone de manifiesto que no se va a andar con chiquitas, descargando sobre el oyente un torrente de Death-Doom macabro y pestilente, ejecutado a la perfección, con un sonido sucio pero nítido a la vez, y un aura tenebrosa de corte ancestral (y fantasmal) que le queda de maravillas a la placa. Una placa en la que todo pareciera estar en el lugar que le corresponde, con un Erun-Dagoth dando cátedra en todos los rubros en los que se metió a la hora de dar forma al disco en sí. Ya sea como productor (grabó, mezcló y masterizó todo él, en los Khazad-Dûm Studios), ya sea como compositor, ni hablar de lo que hace como intérprete (vaya que es buen baterista éste tipo), haciéndose cargo de todos los instrumentos y la voz de manera magistral, Erun se entrega de principio a fin, no se guarda nada, vive cada composición como lo haría alguien que ha dedicado todo su pasión a una obra de arte. Y está bien que así sea, pues éste español ha hecho del Death-Doom un arte. Sí, un arte macabro, feroz, sanguinario y hasta melancólico, pero arte al fin.
Su propuesta nos pasea por distintas formas de encarar dicho estilo, con sonidos y composiciones que me traen a la mente a bandas como Convulse, los primeros My Dying Bride, los injustamente olvidados Sorrow, los Amorphis de la era Death Metal, y dale que va. Eso sí, el mejor riff del disco, mi gran favorito, es el de "Gospel of the Black Sun", cuyo riff principal me recuerda al mejor Cannibal Corpse (el de la era Barnes, claro).
Brutal, pero sin llegar nunca al Brutal Death. Lúgubre, con una carga de melancolía omnipresente que abruma cuando la lentitud domina. Crudo, rudo pero sin perder de vista la calidad en las ejecuciones, y con una sobrecarga de locura ocultista penetrando cual fría bruma y rodeando a todo el disco, "Temple of the Lost Wisdom" es el disco que Deprive tenía que hacer para demostrar que los buenos resultados obtenidos, y mostrados, en su debut no fueron casuales. Su segundo opus, además de afirmar que Deprive es cosa seria, abre las puertas para que todos aquellos que hemos tenido la chance de escuchar ambas creaciones, esperemos el tercer disco con los brazos abiertos.
Por cierto, estoy hablando de un muy buen álbum ¿se dieron cuenta? ¿o es necesario que lo diga?

Facebook
Label
Youtube
TOMetal

domingo, 26 de marzo de 2017

Vitriol - Idem


Año: 2017
Sello: Hellthrasher Productions (CD) / Independiente (cassette y digital. 2016).
País de origen: Alemania

Desde Nuremberg, Alemania, nos llega éste ensordecedor dúo de Black/Death, cuyos integrantes, apodados P.D. (guitarra) y T.H. (batería, bajo y voz), se las ingenian para hacer ellos dos, sin la ayuda de nadie más, un ruido infernal de aquellos. No, no hacen Noise, y eso quedó claro más arriba; tocan Black/Death, y las influencias son bastante claras, al menos para mí. Beherit, Teitanblood, Necrovore, Katharsis y ése tipo de abominaciones. O sea, Metal oscuro, morboso y bestial hasta la médula.
Este trabajo es en realidad un Demo, el primero del grupo (y único hasta la fecha), grabado entre 2015 y 2016, en distintas locaciones, por los salvajes antes mencionados. Hellthrasher Productions, el sello de nuestro amigo Pawel, decidió que editar esta animalada en CD era una buena idea, y yo creo que sí, que ha acertado otra vez el responsable de tan buen sello. Es que la presentación en sociedad del dúo es una completa guarrada, ya desde el sonido, primitivo y escabroso, hasta la manera de tocar de los teutones (brutales y demenciales en todo momento), sumado a que no temen incorporar sonidos que parecieran venir de algún submundo lejano y perdido, propia de algún relato de Lovecraft.
La voz es proferida por alguien que usa sus fauces como una caverna humana, desde la cual emergen sonidos de ultratumba que no parecen provenir de ningún ser humano. La guitarra suena lejana, sucia y ruidosa, a diferencia de la voz, que suena ahí, al lado de uno, detalle que la hace más tenebrosa aun pues, como bien dije, no parece ser la voz de un ser humano común y corriente. La batería, al igual que la guitarra, se reduce a un golpe primitivo, sin elaboración sonora alguna, lejos de todo artilugio técnico moderno; la manera de tocar de T.H., como así también su sonido, son irreconciliables con lo moderno: esto es arcaico, inhumano y caótico.
Según reza la gacetilla, las líricas del grupo abordan temas centrados en los misterios indescifrables, horrores cósmicos y regiones recónditas donde se alojan todo tipo de abominaciones desconocidas por nosotros. A decir verdad, la voz oculta cualquier mensaje, ya que ésta es un sonido gutural constante, inaudible y feroz. Y ése es el efecto que debe tener, pues es lo que la música de Vitriol demanda. Los 6 tracks que conforman éste debut de la banda, hacen gala de un nivel de pudrición y violencia propios de los grupos padres del Metal Extremo, dejando de lado cualquier pretensión de virtuosismo estéril o de sofisticación; Vitriol es violencia sonora, pudrición y frenesí incontenible. Mas, lo mejor del caso es que todo ésto suena auténtico, que no hay poses sobreactuadas ni espacio alguno para enhebrar críticas en contra de ellos. Así como hay bandas que se suben al tren del estilo de moda simplemente porque necesitan que se les preste atención, también hay grupos como Vitriol, que exudan honestidad. Honestidad y locura, pues para hacer un disco como éste, y que suene creíble, hay que estar loco de verdad.

Facebook
Bandcamp
Label

Endless Floods - II



Año: 2017
Sello: Breathe Plastic Records (cassette) / Dry Cough Records y Fvtvrecordings (vinilo).
País de origen: Francia

Los venía siguiendo desde un comienzo a los 3 doomsters de Bordeaux, Francia. El simple hecho de tener a dos miembros de Monarch aquí, ya despertaba en mí un interés sincero, aunque medido, a decir verdad; tampoco es que yo sea fan de Monarch, pero siempre me gustó esa banda y quería saber qué podían ofrecer el baterista y uno de los guitarristas de dicha banda, fuera de la misma. Escuché sus dos primeros trabajos y me agradaron (un disco autotitulado y el split junto a Uur, ambos del 2016). Lo que me encontré fue una mistura entre distintas vertientes del Doom Metal, amalgamadas de tal forma que ninguna tenga más protagonismo que otra en la propuesta del trío.
Pues bien, ahora llega el segundo disco full del grupo (por eso optaron por llamarlo "II"), en el cual encontramos más de lo mismo, pero mejor elaborado. Sus primeros pasos nos mostraban a un grupo que sabía hacia dónde iba, pero no acertaba todo el tiempo en la faceta compositiva. Tenían buenos momentos, pero nada más que eso. En cambio "II" da muestras de que la banda ha crecido en la parte creativa, pero sin alejarse ni un centímetro de su propuesta original; simplemente han depurado algunos detalles, y con eso han ganado en calidad.
El sonido sigue siendo tan denso como opaco, con la guitarra y el bajo muy distorsionados, pero casi sin diferenciarse uno del otro, para que vayan dándose una idea de cómo suenan. Ritmos lentos a más no poder, ejecutados por un baterista que posee un golpe muy duro, aunque sería bueno que el sonido de la misma no sea tan crudo. Darle un poco más de profundidad al sonido de dicho instrumentos ayudaría a potenciar la sensación de vacío existencial que aparece en prácticamente toda la placa, y daría un contraste sonoro entre las guitarra y el bajo con respecto a la batería (muy bien tocada por Benjamin, baterista de Monarch).
Pero, en lo estrictamente compositivo, hay más y mejores ideas, los climas se han vuelto más envolventes y las canciones (muy extensas) logran equilibrarse gracias al buen manejo de las atmósferas. No es fácil componer canciones de 24 y 19 minutos (tal es la duración de dos de ellas) y mantener al oyente atento a lo que sucede en el transcurso de las composiciones. Endless Floods han logrado balancear, aunar sus influencias, ideas y manera de ejecutar sus creaciones, para crear un disco en donde el Doom Metal, el Drone Doom y el Sludge conviven y se fusionan en medio de un amasijo de acordes eternos, ritmos ultra-lentos, acoples, atmósferas lánguidas que contrastan con ataques de pesadez sofocante, y algún que otro detalle salpicado de delicadeza ("Passage", la única pista que apenas llega a los 2 minutos de duración. 02:03, para ser más exacto).
En síntesis, "II" me gusta más que sus antecesores en todos los aspectos, porque es una evolución en cuanto a lo que habían mostrado, pero fortaleciendo lo que ya habían hecho. Eso quiere decir que van por el buen camino.

Facebook
Bandcamp
Dry Cough
Breathe Plastic
fvtvrecordings
Purple Sage PR

sábado, 25 de marzo de 2017

Desecrate The Faith - Unholy Infestation


Año: 2017
Sello: Comatose Music
País de origen: USA

Segundo disco en estudio de esta banda norteamericana de Brutal Death Metal. La banda de Houston, Texas, había hecho su debut oficial en el 2014 con el disco "Disfigured Arrangement", el cual fue lanzado por el sello Ossuary Industries. Las buenas críticas obtenidas por aquel debut deben haber llegado a oídos de Steve Green (dueño de Comatose Music e integrante de bandas como Atrocious Abnormality y Lust of Decay), pues éste segundo disco sale, justamente, a través de Comatose Music, uno de los mejores sellos dedicados exclusivamente al Brutal Death Metal. Motivos para que el nuevo disco de los texanos de Desecrate the Faith sea lanzado por dicho sello no faltan, pues "Unholy Infestation" es un buen disco de principio a fin, y sirve para corroborar que Desecrate the Faith son una buena banda.
Lo habían demostrado en su primer disco, pero éste segundo disco lo confirma y redobla la apuesta. Es decir, hay muchas bandas que debutan con discos atractivos y generan expectativas. Mas, dichas expectativas suelen irse al tacho de la basura en más de una ocasión, debido a que hay bandas que no saben superarse a sí mismos, ni saben cómo lidiar con la presión. A los muchachos de DTF no les ha afectado el haber sacado un primer disco bastante auspicioso, sino que tomaron el toro por las astas y se animaron a componer y grabar un disco que supera a su antecesor.
El comienzo del disco no puede ser mejor, con una canción que me recuerda -mucho- a mis amados Morbid Angel. Me refiero a "Daemones Nos Ave Satanas", con un riff arrastrado y endemoniado que navega sobre un ritmo lento e igual de arrastrado. Lástima que apenas dura 02:39, pues me quedé con ganas de seguir sacudiendo la cabeza al compás de tan brillante composición. Eso sí, dura poco el deseo de seguir escuchando la primera canción pues inmediatamente desatan un tornado de riffs retorcidos, blast beats precisos y voces re-podridas, todo muy propio y digno del BDM americano del siglo 21, pero con influencias más que claras de un grande del estilo de todos los tiempos: Suffocation.
Estamos ante un disco lleno de blasfemias y brutalidad, no lo duden, creado y ejecutado por un grupo que no teme mostrarse como una bestia voraz, cuyo sonido abruma al oyente gracias a la violencia y nitidez que conviven en dicho elemento -elemental-, fruto de una producción acertadísima. Además, "Unholy Infestation" no tiene punto flojos, y si hay algunos supuestos desniveles, es porque la vara sube en lugar de bajar. A saber, además del fabuloso track inicial, hay piezas como "Magna Daemonia", "Ceremonial Invocation" y la pista que da nombre al disco, que hacen subir tanto el nivel de calidad como de locura frenética, haciendo que uno sienta deseos de darle repeat a dichas canciones.
No sé si el segundo disco de la banda de Houston será uno de los mejores discos de BDM del 2017, aun es pronto para aventurar algo así, más aun cuando se trata de un subgéneros que promete tener un año muy agitado en cuanto a ediciones. Pero, de seguro va a figurar entre lo más destacado del año.

Facebook
Label
Bandcamp
Clawhammer PR

viernes, 24 de marzo de 2017

Vahrzaw - Twin Suns & Wolves' Tongues


Año: 2016
Sello: Blood Harvest (CD & digital) / Crawling Chaos Productions (CD-R)
País de origen: Australia

Más de uno debe estar pensando que hoy les voy a presentar una banda nueva, o al menos relativamente nueva. Es que, seamos sinceros, el nombre de Vahrzaw no es de los más populares ni nombrados en el mundo del Metal Extremo actual. Mas, no estamos ante una banda nueva; ni siquiera estoy hablando de un grupo de mediana edad formado a comienzos de éste siglo. Estoy hablando de una banda que, cambios de nombre de por medio, viene pateando culos desde 1992. Primero lo hicieron bajo el nombre de Necromancy, y tocaban un Death Metal primitivo hasta decir basta. Luego, en 1994, cambiaron su nombre por el de Midgard, y se tiraron para el lado del Black Metal tan en boga en aquel instante de la historia. Inmediatamente cambiaron su nombre por el de Utgard-Loki y ahí nomas, casi sin tiempo, pasaron a llamarse Deathcult. Pero ya en 1994, año en que cambiaron de nombre tantas veces como cambiaron sus calzoncillos, los australianos pasaron a llamarse Vahrzaw, nombre que mantienen hasta hoy. Y ya con ése nombre comenzaron a grabar Demos (2, para ser más exacto), un single, 2 EP's, dos splits y dos discos de larga duración, siendo éste "Twin Suns..." el segundo full lenght de la banda, casualmente.
Lo del trío procedente de Traralgon es tan crudo y violento como uno puede esperar de una banda australiana de verdad. Ya saben, a los aussies les gusta rápido, fuerte y crudo. Y sí, también se pueden usar calificativos como Sucio y Oscuro, pues la música de Vahrzaw tiene esas cualidades en cantidades industriales. O sea, tienen la impronta del Metal Extremo de los 90's, toda esa furia y el machaque constantes, sacudiendo al oyente de principio a fin. Con esos argumentos logran compensar la notable ausencia de grandes canciones, algo que puede hacer que el disco no sea tan bueno como para enloquecer por la banda, pero sí suenan lo suficientemente fuerte y sinceros como para tener el disco en formato físico.
Slayer, Dawn of Azazel, Hell United y los peruanos de Anal Vomit son nombres que me vienen a la mente mientras escucho la furiosa cruza entre el Black Metal más odioso y el Death Metal más crudo, ése que aun colinda con el Thrash. Una cruza bien hecha, no exenta de melodía, con riffs rudos y voces reventadas que explotan sobre bases rítmicas que tienden a ir rápido y con poca elaboración, pero con mucha energía (e interesantes cambios de ritmo).
Según leí, la banda está trabajando en su tercer disco. No creo que vayan a hacer algo diferente a lo que vienen haciendo desde hace más de 20 años; es decir, Vahrzaw son sinónimo de velocidad, agresión y enojo. Son buenos en lo suyo, se nota que su esencia reside en esas cualidades, y sacan provecho de las mismas. No hay motivos para cambiar, pero sí para crecer en esa misma senda. Veremos si su próximo trabajo supera a éste, o si al menos lo iguala.

Bandcamp
Facebook
Propaganda Chaosu

Carnal Decay - You Owe You Pay



Año: 2017
Sello: Rising Nemesis Records
País de origen: Suiza

¿Quieren escuchar Brutal Death Metal moderno, con sonido hi-fi y estructuras compositivas que poco tienen que ver con la vieja escuela del Death Metal? Rising Nemesis Records es una de las mejores opciones. El catálogo del sello de Nasar Skripitskij contiene a varias de las mejores bandas que he escuchado últimamente en el terreno del Brutal Death modelo Siglo XXI, y por supuesto, dentro del Slamming Brutal Death. Korpse (Holanda), Acranius, Intravenous Contamination o Within Destruction, son algunos de los nombres que confirman lo recién dicho. Por supuesto, Carnal Decay están en la lista, y con honores. Es que la banda suiza ha dado sobradas muestras de ser una de las bandas más interesantes y creativas del BDM actual, y su nuevo opus es una cabal muestra de ello.
El año pasado nos habían preparado con un single de dos tracks, en el cual la banda aportaba frescura a un género que tiende a estancarse por culpa de los miles de copiones que viven dentro de dicho estilo musical. Coros, riffs memorables, ritmos variados (pero que siempre mantienen la tendencia que va del Blast Beat al Groove, y viceversa), y un trabajo vocal muy agresivo, pero no ininteligible, algo poco habitual en éste tipo de música. Con esos argumentos, más una capacidad natural para crear canciones que se adhieren al cerebro con facilidad, el combo suizo nos trae su cuarto disco full y manifiesta en el mismo su intención de mantener su calidad e intensidad intactas.
Apenas comienza el disco nos topamos con "No Sequel", la brutal -y pegadiza- canción que habría el single lanzado en 2016, y ya con ésa pieza ganan muchos puntos a favor. Los coros de neto corte Hardcore y un riff central que explota (tal como también explotan los intrépidos ritmos ejecutados por Markus en batería y Nasar en el bajo; sí, Nasar, el dueño del sello que edita éste disco), hacen de ésta canción uno de los puntos altos de un disco que no tiene altibajos. Además, comenzar con uno de los mejores tracks del álbum es una manera de meterse al oyente en el bolsillo. Mas, lo mejor es que logran hacer de "You Owe You Pay" un disco atractivo y homogéneo al cual es casi imposible encontrarle un punto débil; o sea, no sólo hay un puñado de buenas canciones: es, en general, un buen disco.
Mención especial para Isabelle Iten, guitarrista del grupo, una mujer con una capacidad asombrosa para tomar los típicos riffs machacantes y cortantes del BDM, y dotarlos de una calidad llamativa, además de que en ése intento, no pierde su brutalidad. El resto del grupo está a la altura de las circunstancias, por supuesto, sonando de manera compacta y contundente a más no poder. Y también quiero hacer mención a la producción, la cual permite al grupo mostrarse tan moderno como el estilo de la banda exige, con una clara posición a favor de un sonido de alta calidad, resaltando esa cosa futurista que reside en la música del grupo, y conjugando la fiereza humana con la frialdad inhumana de manera inteligente, y buscando constantemente que se pueda apreciar cada detalle. Los responsables de ésta parte del álbum (o sea, la producción) fueron Kristian "Kohle" Kohlmannslehner y Kai Stahlenberg, quienes hicieron lo suyo en Kohlekeller Studios, en Seeheim, Alemania.
¿Canciones destacables? La ya mencionada "No Sequel", y el cierre con la tremenda "Trick or Treat". Pero, sinceramente, yo recomiendo escuchar el disco entero. No es que sea una obra maestra, pero no tiene desperdicio. En realidad, Carnal Decay es una banda que no tiene desperdicio.

Facebook
Label
Bandcamp
Mind Eraser PR

jueves, 23 de marzo de 2017

Mindkult - Witch's Oath


Año: 2016
Sello: Caligari Records
País de origen: USA

Insisto en decir que Caligari Records se está convirtiendo en uno de mis sellos de cabecera. No es que todo lo que sale a través de ése sello sea una maravilla ni mucho menos. Pero han sacado discos realmente fabulosos, y otros que no lo son tanto, pero que permiten comprobar que el sello tiene una identidad bien definida, que no sacan a la calle cualquier porquería. Es evidente, al menos para mí, que estamos ante un sello que selecciona muy bien qué tipo de material editar.
Mindkult no es lo que más me ha gustado del catálogo de dicho sello, pero posee un encanto particular. Singular y oscuro, además de anticuado, pero de una manera atractiva. Es que muchas, pero muchas, de las bandas que llevan la etiqueta vintage sobre sí, no transmiten absolutamente nada pues se dedican a perder el tiempo en lo accesorio, descuidando lo esencial: la música. Es por eso que suelo huirle al revival de bandas que eligen el sonido pesado de fines de los 60's, los ritmos del tipo bluesy y la estética y la actitud del tipo Altamont. Así y todo, hay excepciones como Mindkult, proyecto que lejos está de ser una maravilla, pero suena más que bien.
Se le pone la etiqueta Doom Metal, y algo de eso hay, a decir verdad. Pero ¿es una banda de Doom Metal al 100%? Bueno, Mindkult es, básicamente, Blues pesado, tal como lo que hacían Blue Cheer, Black Sabbath o Cream, incluso. A ésas bandas yo no las considero Doom Metal, más allá de tener una fuerte y clara relación con dicho estilo (sobre todo Black Sabbath). Prefiero usar etiquetas acordes a las de aquellos años en donde el Metal estaba naciendo, y hasta prefiero hablar de Rock antes que de Doom. Pero, no hay que desechar esa etiqueta por completo. Como ya dije, algo de eso hay.
Por cierto, Mindkult es una banda de un solo hombre, al cual podemos identificar como Fowst, responsable absoluto de lo que aquí se escucha en las 4 pistas que conforman el EP. Un EP que, irremediablemente, me remite al fatídico festival de Altamont, que me hace pensar en Hell's Angels, Charles Manson y su clan, y todo el lado oscuro de la segunda mitad de los 60's, el costado tenebroso del Flower Power, el que casi derrumbó el sueño de amor y paz. El sonido crujiente y sucio (además de anticuado) de la guitarra da la pauta acerca lo que Mindkult es: Rock sucio, pesado (a la manera de los 60's, claro) y malvado.
La tímida voz de Fowst aporta un toque diferente, aunque le reste fuerza a la música en sí; una voz más agresiva hubiera potenciado el costado más visceral de Mindkult, pero bueno, su voz es así (un poco débil, pero afinada y con mucho de colgado) y listo.
Como compositor no es un virtuoso, pero demuestra haber aprendido al dedillo la lección. Esto se puede comprobar en la mejor pieza del disco: "Chief of Devils", la canción que sintetiza lo mejor de su creatividad en poco más de 7 minutos. Eso sí, a "Witch's Oath" hay que escucharlo entero (son tan solo 4 temas), de un tirón, y con la mente enfocada en lo que Fowst quiere decirnos. Yo hice eso y pude encontrarle el lado bueno al disco. De hecho, es un disco bastante agradable. Aunque, sinceramente, creo que éste norteamericano puede dar más. De cualquier manera, se defiende con sus propias armas, solo, y lo hace bien.

Facebook
Bandcamp
Label