jueves, 8 de diciembre de 2016

Black Pestilence - Carry On The Black Flame


Año: 2016
Sello: Autoproducid/Independiente
País de origen: Canadá

Algo está pasando en Calgary, Alberta (Canadá). Tengo la fortuna de estar en constante contacto con gente de Canadá que se dedica a la nada sencilla tarea de hacer promoción, y muchas de las bandas canadienses que me envían para reseñar, provienen de esa región. Nuestros viejos conocidos de Black Pestilence son de allí, precisamente.
Ya había escrito algunas líneas acerca de su anterior trabajo, un disco full llamado "Outisders". Ahora nos llega éste EP grabado en marzo de éste año, compuesto integramente por Valax (voz, bajo y samples), producido por Valax y Little V (batería y coros), grabado en los Little V's Man Cave, y cuyo trabajo de ingeniería y masterización corrió por cuenta de Little V. Por cierto, la banda se completa con Viktor en guitarra.
Lo de estos canadienses fluctúa constantemente entre el Black Metal de la primera hora y el Punk de los 80's, ese que ya daba muestras de coquetear con el Metal. Además, hay una marcada tendencia sci-fi de tinte post-apocalíptico y ciertos flirteos con estilos más modernos (Noise e Industrial), algo que surge apenas se escucha la utilización de los samples. Detalle: el sonido del grupo no es anticuado, sino más bien todo lo contrario.
Compositivamente optan por hacerla fácil, no se complican nunca. Riffs sencillos, bases idénticas y armonías vocales agresivas pero gancheras. Hasta hay algún que otro coro al estilo Oi!, como en "Demon Cathedral", una de las canciones netamente Punk (la otra es "Leave Behind the Stagnant", uno de los 2 tracks veloces).
El EP se compone de 4 pistas, siendo la primera (la que lleva el nombre del EP) la más acelerada, con reminiscencias de Venom en plan punkie de la UK '82 haciendo lo suyo en la segunda mitad de los 80's. La placa cierra con la oscura y cuasi experimental "Rise for Satan", lo más moderno del grupo en cuanto a sonido y estructura, pero sin perder su norte en el aspecto estilístico.
Lo que más resalta acá es la actitud del trío, siempre moviéndose dentro del espectro más oscuro, con una postura de culto a Satán muy propio del estilo que practican, además de que se muestran enojados de manera honesta; o sea, no hay deseos de mostrarse ante el mundo como algo que no son, y eso es valioso.
Siguen sin parecerme una maravilla de banda, aunque he leído comparaciones del tipo "Carcass haciendo covers de Ramones" (la única similitud con Carcass viene por el lado de la voz de Valax, parecida a la de Jeff Walker), o bien, frases del tipo "no entiendo por qué el mundo entero no está hablando de Black Pestilence". Yo creo que esas opiniones exageran las cosas, aunque eso no quiere decir que estos canadienses no se merezcan ser escuchados y respetados como lo que son: una banda que aprendió cómo fusionar dos estilos (Black Metal y Punk), usando elementos más actuales en medio de la propuesta, y sin caerse al precipicio en el intento.

Bandcamp
Facebook 
Fullblast! PR

Slammin' Thru - Things to Come



Año: 2016
Sello: Suspiria Records
País de origen: España

No soy de escuchar mucho Metal Progresivo, salvo excepciones que me deslumbran (Fates Warning, el material más progresivo de Savatage, los tres primeros discos de Dream Theater, obviamente escucho a Queensrÿche, y algunos nombres más). Soy mucho más propenso a escuchar Rock Progresivo de los 70's, algo que fue inculcado por mi tío Mario cuando yo era un niño que apenas si sabía mi nombre. Pero, en cuanto a Metal Progresivo, suele resultarme un poco aburrido, a decir verdad. Por supuesto, están esas bandas que no sólo no me aburren, sino que también me hacen pasar buenos momentos. Justamente hoy le voy a dedicar unas líneas a una interesante banda de La Coruña, España, llamada Slammin' Thru, quienes me han hecho pasar un buen momento con su nuevo opus llamado "Things to Come".
De entrada, debo decir que me recuerdan mucho al Queensrÿche de "The Warning", tanto en las estructuras como en el sonido, y eso es algo que ya suma puntos a su favor. No, no son un clon de la banda que supiera liderar Geoff Tate, pero han tomado lo justo y necesario como para que la influencia sea clara. Sin embargo, lo que más destaco no es la parte de las influencias, sino la calidad compositiva e instrumental. Una pulcritud y un buen gusto encomiables es lo que vamos a encontrar en éste disco, en el cual también hay cosas más complejas, arreglos del tipo Clásico (me refiero a la música clásica, claro), como en el track que da nombre al disco.
Buen trabajo de los guitarristas Alberto y Óscar, siempre al frente y usando todos los recursos que tienen a mano, pero sin alejarse jamás del eje de la propuesta. También debo hacer mención a la contundente y precisa tarea de Guts (bajo) y Adrián (batería). David es un cantante muy correcto, y el tecladista (Axel) aporta lo justo y lo necesario, siempre equilibrado. Para ser más claro, estamos ante una banda en la cual no hay divismos, en la que todos trabajan en conjunto y con una idea en común. De ahí que el álbum en sí, sin ser algo deslumbrante, resulte tan ameno.
Mención especial para mi canción favorita, "Disguised Queen", cuando riffeo entrecortado y ritmo marchoso, sumado al estribillo a la Queensrÿche, terminan siendo lo que más me gusta de un disco sin altibajos, sin grandes momentos (hay que decirlo todo como uno lo piensa), pero sin pasajes flojos tampoco. O sea, estamos ante un disco de Metal Progresivo bien hecho, al cual no dudo en recomendar abiertamente.

Facebook
Label
Bandcamp
Against PR

miércoles, 7 de diciembre de 2016

Cerebric Turmoil - Neural Net Meltdown


Año: 2015
Sello: Amputated Vein Records
País de origen: Alemania

Apenas vi los nombres y el currículum de cada uno de los músicos que integran éste grupo, supuse que me iba a topar con un derroche de técnica, versatilidad y creatividad al servicio del Brutal Death Metal. ¿Y por qué al servicio de dicho estilo? se preguntará más de uno. Porque Cerebric Turmoil es una banda que aglutina a miembros y ex miembros de bandas como Chaosphere, In Demise, Horsebastard, Defeated Sanity, y la lista sigue. O sea, tipos con una destreza cuasi inhumana a la hora de dominar sus instrumentos, y una audacia a prueba de todo al momento de fusionar estilos, fundirlos entre sí e introducirlos dentro de su peculiar estilo.
Esto no es solamente Technical Brutal Death, nada que ver; acá hay Jazz, Rock Progresivo, Funk, y así puedo seguir un buen rato, citando estilos. Todo dentro de un marco de locura, desprejuicio y violencia que le brindan al álbum un marco tan desafiante como cautivante.
Ojo, que no todo aquí brilla. Las cosas deben ser dichas sin prejuicios para que se entiendan, sobre todo una crítica hecha de manera 100% subjetiva. El sonido, por ejemplo, no está a la altura de lo que éstos tipos son capaces de tocar. Demasiado crudo y rudimentario, la producción parece haber ido en la dirección opuesta a la música. Mientras la música está llena de virtuosismo, búsquedas insaciables de nuevos elementos, carente de pasajes predecibles y mostrando una sofisticación que contrasta con la virulencia que infecta toda la placa, el sonido resulta ser opaco, falto de poder y profundidad. Lamentablemente, "Neural Net Meltdown" no está producido tal como la música del grupo lo exige.
Ahora bien, las composiciones son otra cosa. Ahí emerge la identidad del grupo, inquieta hasta la locura, transitando por carriles sinuosos y haciendo equilibrio en casi todo momento. Tan pronto como nos tiran en la jeta un golpe furibundo de puro Brutal Death lleno de disonancias, tan pronto se ponen a tocar Jazz, Grindcore, Bossa Nova o lo que se les ocurra, y todo en una misma canción. De hecho, el concepto de Canción aquí queda supeditado a lo que estos tipos pretendan hacer del mismo. Y, en casi todo momento, lo que hacen es pasárselo por las pelotas.
Hay muy buenas composiciones, pero también hay pasajes que ponen al oyente al borde de la oligofrenia. "Twitching Eye Staccato", "Discordian Equilibrium", "Soul Famine" y "Vile Effect Momentum", pueden dejar orate a cualquiera. Además, y esto es algo que potencia a dichas composiciones, están puestas en los lugares exactos del disco, en donde más resaltan.
Por ahí leí que Cerebric Turmoil son algo así como los Candiria del Technical Brutal Death. No es descabellada la comparación, pero creo que es mejor escucharlos y disfrutarlos por lo que son, y no por sus influencias. Y no, no es un disco inolvidable; pero, joder, te dejan sin aliento éstos enfermos.

Bandcamp
Facebook
Label
TOMetal
Carnage PR


martes, 6 de diciembre de 2016

Dätcha Mandala - Anâhata


Año: 2016
Sello: MRS RED Sound
País de origen: Francia

La onda vintage suele resultarme bastante molesta en muchos casos. Esa obsesión por revivir el pasado, centrándose únicamente en los externo, en lo estético y en el sonido, me parece una completa pérdida de tiempo. Sin embargo, hay músicos que hacen los deberes y aprenden las lecciones al pie de la letra. No logran aportar nada fresco por una cuestión bien obvia: hacen música que fue creada cuando la mayoría de ellos ni siquiera eran un proyecto de vida. Pero, al menos se las ingenian para crear música decente, y en algunos casos, bastante atractiva. El trío francés Dätcha Mandala no van a ser recordados ni por su originalidad, ni por su audacia, ni por su afán por innovar; pero logran sonar como una banda de Hard Rock de fines de los 60's / principios de los 70's sin sobrarle nada, cumpliendo con el principal cometido: hacer buenas canciones.
"Anâhata" es un EP de dos canciones, y el mismo ha sido lanzado en una edición limitada de 500 copias. Fue grabado por una eminencia como Clive Martin (el mismo que supiera trabajar junto a Queen, Skunk Anansie y Stereophonics, entre otros), quien logró darle al grupo un sonido anticuado y valvular, ultra-vintage, pero buscando siempre fortalecer la parte compositiva antes que la estética.
El EP comienza con una pieza dramática llamada "Misery", una especie de carta abierta en formato de balada cuasi trágica, en donde la banda exhibe un buen gusto encomiable. Hace años atrás, The Mars Volta hicieron canciones en ésta misma senda, y muchos se desvivieron en elogios. Por supuesto, Led Zeppelin lo hizo hace 40 años, algo que ya todos sabemos. Dätcha Mandala continúan la senda intimista y cargada de un dramatismo teatral muy bien manipulado, y con eso en mente logran crear una muy buena canción.
"Mojoy" es puro Southern Rock con mucho de Hard Rock, nuevamente con Zeppelin como influencia central, aunque hay otros elementos que confluyen dentro de la pieza y permiten traer a la memoria a otros nombres (Blackfoot, los primeros Grand Funk Railroad, Free, etc). Gusto a Blues y a Rock sureño en una canción atractiva, aunque un poco más de sensualidad hubiera venido al pelo.
"Anâhata" es la cadena que unirá al segundo disco del grupo, un álbum llamado como la banda, y el tercer disco full, del cual aun no tengo mayores datos. Como nexo, y como muestra de lo que es la banda, está más que bien. Y como homenaje al Rock Duro de determinada época, también.

Facebook
YouTube 
Purple Sage PR
Label

lunes, 5 de diciembre de 2016

Burials / Exhausted Prayer - Split


Año: 2017
Sello: Apes Who Looked Up/Rose Quarter Records
País de origen: USA

No conformes con recibir y reseñar material de éste año que ya se va, también vamos dándole espacio a los discos que vendrán en el 2017. El Split en cuestión será editado en enero del año que viene, aunque ya se lo puede escuchar en su formato digital.
El disco comienza con la banda de Portland, Oregon, Burials, quienes tocan un Death Metal que todo el tiempo exhibe sus raíces Hardcore. ¿Cómo es esto? Bueno, los orígenes del grupo están en el Hardcore, pero la evolución de la banda los ha ido llevando hacia el lado del Death Metal. Un Death Metal en el cual conviven el caos y lo accesible sin problemas; a veces superponiéndose y generando arreglos tan agresivos como intrincados, a veces dividiéndose y marcando bien las diferencias.
Puede resultar un poco denso de a ratos, ya que hay ciertos pasajes en los que parecieran estar muy preocupados por lograr una identidad propia a toda costa. Justamente ahí es cuando la banda pierde un poco el rumbo, aunque no la calidad interpretativa. Cuando dejan de autopresionarse y dejan que las cosas fluyan, cuando todo se torna más natural, la fusión de estilos alcanza su punto máximo de calidad y la cosa se pone realmente interesante. Muy atractivo resulta escuchar el vozarrón de Benjamin, profundo y gutural, en medio de un sonido de guitarras filoso y eléctrico, pero para nada gordo. Buen contraste. No son la gran cosa, pero son una promesa del underground a la cual hay que tener en cuenta.
Luego vienen los muchachos de Exhausted Prayer, de Los Angeles, California. Lo de ellos es más en la veta del Death Metal con muchos arreglos progresivos incrustándose en lugares puntuales, y una gran influencia del Black Metal menos crudo. Hacen lo suyo dignamente, aunque, al igual que sus colegas de split, les falta un poco de definición, de firmeza en lo que hacen.
Así y todo, hay momentos más que interesantes, siendo "A Grim Homecoming" lo mejor del material aportado por los californianos. No todo lo que hacen es tan atractivo como éste tema, pero al menos mantienen la idea de sonar audaces y buscar siempre la manera de no sonar pretenciosos. A veces lo logran, a veces no, pero al menos lo intentan.
Ninguna de las dos bandas se encuadran dentro de los estilos que suelo elegir como preferidos, a decir verdad. Pero, hay que ser sincero, han hecho un split agradable, un poco sobrecargado de arreglos de a ratos (y en algunos puntos exageran), pero derrochando ganas y buenas intenciones.

Burials FB
Exhausted Prayer FB
Bandcamp 
Bandcamp II
Dewar PR

domingo, 4 de diciembre de 2016

Human Vivisection - The Perpetual Gap


Año: 2016
Sello: Rising Nemesis Records
País de origen: Bélgica

El sello germano Rising Nemesis Records se ha puesto al frente de la movida Slamming Brutal Death y Deathcore, lanzando algunos de los mejores discos que he escuchado últimamente dentro de esos estilos. Este año pusieron en la calle lo nuevo de los holandeses de Korpse, el descomunal "Unethical", uno de los discos más insanos y brutales del año. También está lo de Within Destruction y su nuevo opus, un muy atractivo álbum llamado "Void". Bien, el debut discográfico de los belgas de Human Vivisection no será de lo mejor del año, pero vaya si tiene su atractivo éste disco.
Slamming Brutal Death hecho y derecho, con todos los vicios y costumbres del subgénero, pero hecho por gente que demuestra saber del tema. Los 11 tracks grabados por el quinteto para este debut, contienen rebajes, blast beats, un sonido hi-fi que encaja a la perfección con el estilo de la banda, y una interesante manera de acoplar elementos ajenos al estilo, dotando de variedad a la música de Human Vivisection. Si bien estas variaciones aparecen en momentos puntuales, y de manera acotada, lo concreto es que demuestran tener la audacia y creatividad suficiente como para asumir dichos riesgos. Escuchen el final del disco y compruébenlo ustedes mismos.
"The Perpetual Gap" no es el mejor disco de Brutal Death del año, ni mucho menos; es un trabajo bien realizado, y como ya dije, contiene todos los vicios del estilo. Esto me lleva usar la palabra Monotonía para calificar a una parte del disco, o sea, al menos 4 temas se parecen bastante entre sí, y eso le quita encanto a la placa. Pero, así como hay algunos pasajes repetitivos, también hay momentos en donde el talento y la inspiración hacen de las suyas. Es ahí cuando surgen temas como "Feed the Warmachine", "From Blaspheme to Viscera" y "Consumed by the 4th Dimension", verdaderos mazazos en la nuca propinados con una furia y precisión implacables.
Otro aspecto al cual podría tildar como negativo, es el referente al sonido de la batería. Demasiado artificial, débil, me atrevo a decir, le resta fuerza al sonido del grupo. Yo creo que si para la próxima hacen que la batería suene más brutal, y suben los graves en la ecualización de toda la base rítmica, Human Vivisection se van a convertir en una trituradora de carne. Mas, las guitarras suenan pesadas y filosas, y la voz de Yenthe es brutal y maneja muy bien las métricas. Resumiendo, si bien hay aspectos que no son positivo,s "The Perpetual Gap" es un buen disco de Slamming Brutal Death, equilibrado aun en los momentos menos atractivos.
Un buen año para el Brutal Death ha sido (y aun es) éste 2016. Discos como éste, y sin ser una genialidad, confirman lo que acabo de decir. Ojala el 2017 nos depare más material moderno y brutal como todo lo que ha lanzado Rising Nemesis últimamente.

Facebook
Bandcamp
Label

Tragacanth - Anthology of the East


Año: 2016
Sello: Loud Rage Music
País de origen: Holanda

Lanzado originalmente de forma independiente y en formato digital (en el año 2015), "Anthology of the East" es el primer paso dado por el cuarteto de Holanda en el mundo discográfico. La verdad es que no me resultó lo suficientemente atractivo lo hecho por estos muchachos en su debut. Paso a desarrollar los por qué.
No soy afecto al Metal, en cualquiera de sus formas, cuando se vuelve pretencioso y hasta pomposo por demás. Yo sé que a muchos metaleros les gusta eso, que son un montón aquellos que disfrutan de la solemnidad y el refinamiento empalagoso. Mas, no es mi caso, pues yo tengo otras raíces, siempre más cerca del Crust Punk, el Death Metal, Industrial y Grindcore, e inclusive de la Psicodelia, antes que de ese tipo de Metal (hago la aclaración porque amo escuchar música de Metal. Es un determinado rubro dentro del género el que no me atrae).Tragacanth tocan Black Metal, y lo dotan de artilugios melódicos que me relajan hasta aburrirme, esa es la verdad. Si bien son músicos competentes, y más aun, entienden cómo llevar a cabo su propuesta y hacerla sonar correctamente, lo concreto es que a mí, a quien hace la reseña aquí y ahora, éste tipo de Black/Death melódico no me pega.
Los tipos se las ingenian para crear atmósferas que coinciden con lo expresado en las líricas (en las cuales abordan relatos acerca de Babilonia), y eso no es poca cosa. Muchos buscan y buscan la manera de generar atmósferas acordes a su propuesta, y simplemente se quedan en la búsqueda.
Otro punto a favor es el de usar instrumentos folclóricos en canciones como en "Birth of a Goddess" (lo mejor del disco), en donde las texturas de Medio Oriente hacen estragos en la mente del oyente, poniéndolo al mismo en trace y transportándolo al lugar en cuestión. Mención aparte para Adrian "OQ" Neagoe, integrante de los geniales Negură Bunget, quien conforma junto a Erik Brouwer (líder, compositor y guitarrista del grupo), lo mejor del grupo, aportando entre ambos texturas y arreglos más que interesantes. La sección rítmica también cumple exquisitamente con su labor, por lo que no hay reproches en la faz instrumental. Por el contrario, mi crítica viene por el lado de las composiciones.
Involucrados con el costado más sinfónico del Black Metal, metiendo mucho del Melodic Death, pero sin exagerar ese costado de su propuesta, Tragacanth no logran explotar todo el potencial que hay en los elementos más pomposos, y terminan creando un disco que se me hace largo, bastante largo. No es malo, pero si se torna difícil de escuchar en una sola sesión, y eso es algo con lo que no puedo lidiar, por más que lo intente y lo intente.
En otras palabras, si "Anthology of..." no me llega, si éste disco no me provoca prácticamente nada, es simplemente por una cuestión de gustos personales y nada más que eso. La banda no es mala, pero vamos por caminos diferentes. Nada más que agregar.

Bandcamp
Facebook
YouTube
Label

sábado, 3 de diciembre de 2016

Steel Hook Prostheses - Calm Morbidity


Año: 2016
Sello: Malignant Records
País de origen: USA

El nuevo trabajo del dúo norteamericano Steel Hook Prostheses no podía tener un título más adecuado. Es que su música posee el estremecedor encanto de una calma mórbida, que contiene en su interior la ira contenida de aquel cuya mirada mórbida acerca del mundo, se mantiene en calma, explotando en furibundos ataque de ira ocasional...y devastadora. Como un asesino serial cuya tranquilidad esconde lo peor de lo peor. "Calm Morbidity" es eso, y el formato elegido proviene de un universo sonoro que yo amo: la Música Industrial. Ahora bien, aunque las raíces del sonido de la banda de John Stillings y Larry Kerr estén en lo más puro y corrosivo de la Música Industrial, lo de ellos recibe (adecuadamente) otras etiquetas. Noise, Power Electronics, Dark Ambient y/o Death Industrial, por ahí va la cosa.
De entrada, ya desde la imagen exhibida en la portada (obra de Maurice De Jong, quien hace de las suyas en horrores adorables como Gnaw Their Tongues o Cloak of Altering, entre otros), el dúo de Texas nos advierte acerca de la clase de espanto que nos espera una vez que hayamos dado comienzo a la audición. Un torrente de sonidos morbosos y corruptos, producto de la febril imaginación de estos dos dementes, procesados a través de ordenadores, pedales y todo lo que tengan a mano para llevar a cabo su acto terrorista. Sí, esto es Terrorismo Sonoro y no joda.
Alusiones a enfermedades terminales que, a su vez, son conectadas con la ideología oscura y tenebrosa del grupo, enfatizando el hecho de ver al hombre en sí mismo como si fuera (o lo es) una enfermedad. Y la música del grupo así lo demuestra con claridad asombrosa, aun en medio del caos desatado por los texanos, de manera oscilante entre la calma y la tormenta.
"Calm Morbidity" es como transitar por oscuros y húmedos pasillos de algún hospicio mental abandonado. En la piel se puede sentir la inmundicia de los desaparecidos internos del manicomio, en el sonido del grupo residen los gritos y espantos proferidos y experimentados por los mismos, y en su aura se esconde El Mal en persona.
Para aquellos que solamente conciben la música como una combinación de armonías y ritmos perfectamente amalgamados, lo del dúo formado en 1999 les va a resultar insoportable. Pero, para aquellos que adoramos al Industrial, y que nos mantuvimos al tanto de todo lo que fue sucediendo en la escena Industrial/Noise a lo largo de la historia, lo del dúo norteamericano (claramente influenciado por el Industrial terrorífico y extremo que azotó a Europa en los 90's), este nuevo trabajo de SHP va a resultar un oscuro y gratificante viaje a lo más peligroso de la mente humana.

Facebook
Bandcamp
Label
Earsplit

Carnageslumber - Idem


Año: 2016
Sello: Extreme Metal Music
País de origen: Italia

Antes que nada, le damos la bienvenida al sello Extreme Metal Music, quienes nos han empezado a enviar material para reseñar, engrosando (aun más) la lista de sellos que confían en nuestro trabajo. Lo primero que me puse a escuchar de dicho sello, es el primer EP de esta joven banda italiana integrada por Paolo "Zodd" Sofia (voz, integrante de Velchans), el ex Cadaver Mutilator Lorenzo Reina en batería, y Salvo Di Marco en guitarra. Lo que hacen es un Death Metal un poco lineal, con momentos en donde aportan un poco de gancho a las canciones (hay estribillos bien logrados, cosa poco común en el Death Metal), y buenas ejecuciones en general; sin embargo, les falta madurar la propuesta, llevarla al siguiente nivel evolutivo, pues carecen de carisma.
Aun así, el problema más grande no reside en la música en sí, ya que ésta es correcta y hasta hay algunos instantes destacables. El problema real acá viene por el lado del sonido, extremadamente opaco, apagado, dejando al grupo sin el poder ni la furia necesarios como para provocar esa sensación de violencia incontenible que caracteriza al Death Metal. La guitarra suena seca, le falta profundidad y musculatura, y la voz de Paolo no llega a ser todo lo brutal que debiera ser. Guste o no, esto no es Raw Black Metal ni Punk Rock, por lo que obtener un sonido acorde al estilo que la banda practica es algo necesario.
En el plano musical hay de todo un poco: desde momentos intrascendentes, hasta pasajes en donde sacan a relucir algunas virtudes puntuales, que de ser bien aprovechadas en el próximo trabajo, pueden llegar a producir más aciertos que errores. Aunque Carnageslumber tienden a ser lineales y genéricos en gran parte del disco (de 5 temas solamente), los italianos saben combinar influencias y crear canciones agradables. Ok, agradable no es un término que se pueda usar de forma habitual cuando hablamos de Death Metal; mas, el EP autotitulado de este trío puede recibir dicho calificativo sin inconveniente alguno.
Influencias de Deicide, Morbid Angel, algo de Malevolent Creation por aquí y hasta un poco de Cannibal Corpse por allá, pero sin llegar jamás a alcanzar el nivel de ferocidad, ni mucho menos la creatividad, de las bandas nombradas. Repito, Carnageslumber es un grupo agradable para el oído acostumbrado a escuchar Metal Extremo, pero para nada deslumbrante y bastante chato por culpa del sonido. Así y todo, el estribillo de "Self Destructive DNA", yen particular "Two-Headed" (mi favorita), salen del molde que enmarca al disco y aportan los mejores momentos.
¿Serán capaces de autosuperarse en un futuro cercano? Sólo ellos tienen la respuesta. Por lo pronto, pueden ir escuchando este EP.

Facebook
iTunes
Spotify
Label

viernes, 2 de diciembre de 2016

Infant Death - Violent Rites



Año: 2016
Sello: Apocalyptic Empire Records
País de origen: Noruega

Los conocía por haber escuchado algunos de sus trabajos anteriores (el primer larga duración "War", y el EP de 2015 "Funeral Massacre"). Alguien me dijo "lo nuevo de Infant Death es asesino", y a los pocos días me llegó el e-mail con el link de descarga, gentileza de la gente de Grand Sounds (Anastasia siempre está ahí, aportando música de primer nivel). Inmediatamente descargué el archivo, y al rato ya lo estaba escuchando...y despegando mis sesos de la pared.
¡Tremenda patada en el culo es el tercer full lenght del trío noruego! Igual de sucio y vicioso que sus anteriores discos, pero más firme y consistente, algo propio de una banda que va llegando a la madurez, pero sin perder su esencia en ninguna parte del camino. "Violent Rites" es justamente eso, un disco violento, un rito criminal convertido en una explosión de Black/Thrash insidioso. Hay quienes los comparan con otras bandas que van por la misma senda (Inculter, Nekromantheon y Deathhammer), y la verdad es que resulta imposible no compararlos con esos tres grupos; mas. no hay que caer en la tentación de ponerlos detrás de los grupos antes mencionados: Infant Death están en el mismo nivel de calidad y bestialidad, a no dudarlo.
El disco comienza y la mandíbula del oyente queda convertida en polvo. "Troops of Dead· es la canción que usan para abrir al álbum, y es un verdadero asalto a los sentidos, con una batería que desde esa canción, ya comienza a demostrar que la cosa va a ser rápida, muy rápida. A eso hay que sumarle un riff criminal y una voz enfermiza y listo, tenemos el comienzo perfecto para un disco de Black/Thrash crudo y reventado.
Hay cosas que me recuerdan al viejo Destruction, y esas cosas son, para ser más preciso, la voz de Knegge (que me recuerda a la de Schmier, pero también tiene cosas de Hazardous Pussy Desecrator, el legendario cantante de Infernö), y algunos riffs/escalas en la vena del "Mad Butcher", el himno de los teutones. Pero también hay cosas de Bathory, Sodom, Infernö, Venom, y hasta algo del primer Slayer. Todo tocado a una velocidad infernal, dentro de un marco apocalíptico, y metiendo tanto ruido como les sea posible meter.
Joder, he escuchado esta clase de discos desde que tenía 12 años; ya tengo 43 y sigo sintiéndome sacudido cuando una banda da en el clavo, demuestra haber capturado la esencia del estilo, y en base a eso, más una inmensa cuota de odio y ganas de destruirlo todo, saca un disco tan hijo de puta como éste. Escuchen gemas como la mencionada "Troops of Dead" y "Blasphemy Prevals", y luego me dicen si me equivoco. Y si no están de acuerdo conmigo, pues lo siento. Yo, un incansable buscador de sonidos nuevos, de experiencias musicales desafiantes y renovadoras, también tengo mi lado old school. Da la casualidad de que Infant Death hacen que ese costado de mi personalidad (musical) emerja con la misma fuerza con que emergía en los 80's.

Facebook
Label
Bandcamp
Grand Sounds PR