miércoles, 24 de agosto de 2016

Porta Daemonium - Serpent of Chaos


Año: 2016
Sello: Iron, Blood & Death Corp. (digital) / Insidious Co. (CD)
País de origen: Chile

Corrosivo y brutal disco debut de éste grupo oriundo de la capital de Chile (me refiero a Santiago, claro), en el cual podemos encontrar a ex miembros de verdaderas máquinas de matar como Praise the Flame (creadores de uno de los mejores discos del 2015 para éste servidor) y Ammit. ¿Qué tocan éstas 4 bestias? Death Metal, amigo/as, Death Metal brutal, desaforado y diabólico hasta el paroxismo. Doy unos nombres y ustedes ya sabrán por dónde van los tiros: Incantation, Necrovore y ese tipo de abominaciones, por con la insana impronta del Metal Extremo sudamericano. Ya saben, Sudamérica, o mejor dicho, Latinoamérica, es tierra fértil para el surgimiento de bandas por demás bestiales, y Porta Daemonium es un claro ejemplo de ello.
El disco comienza con una intro ("Zazas Zazas Nasatanada Zazas") cuya funcionalidad es justamente esa: introducirnos al cavernoso -y malévolo- sonido de la banda. Cumple con su objetivo y punto, pues lo realmente importante es el infierno que se desata apenas finaliza dicha introducción. Desde "Via Sinistra" hasta el final con "Under the Sigils of the Fallen Angels" (la canción menos "brutal" del disco. Y si digo esto es porque el resto es extremadamente bestial, no porque este track no lo sea), el primer larga duración del grupo nacido bajo el nombre de Porta Salomoniis es absolutamente infernal.
El sonido de las guitarras es fuego en forma de lenguas gigantes. La voz pareciera provenir de alguna entidad escondida en las más oscuras profundidades. La base rítmica en sí es demoledora, mas, lo de Ocultavio (batería) es INHUMANO. Sin embargo, hay que destacar la cohesión entre las partes, pues acá no hay estrellas, no hay actitudes de divos: Porta Daemonium es una banda de verdad y los 4 miembros tiran para el mismo lado. "Serpent of Chaos" no me deja mentir, su sonido tan cáustico como sólido es una prueba contundente de lo que digo.
Death Metal de la vieja escuela, sí. Pero, a tener en cuenta esto, los chilenos éstos no se apuntan al curso de copiones de Autopsy, el Death Metal de Estocolmo y todas esas vertientes del Death Metal que, desde el comienzo del revival del Death Old School, han sido motivo de admiración y copia por parte de cientos de bandas. En todo caso, Porta Daemonium siguen la senda de los enormes Incantation, pero a su manera y sin dejar de lado su identidad. Al fin y al cabo, a Chile le sobra historia dentro del Metal Extremo.

Bandcamp
Facebook
Iron, Blood & Death
Grand Sounds PR

martes, 23 de agosto de 2016

Sonic Poison - Harsh Demonstration


Año: 2016
Sello: Caligari Records (cassette)
País de origen: Finlandia

Quienes me conocen personalmente, saben que vivo quejándome por la manía revisionista que viene imponiéndose en la música desde hace años. Si bien he encontrado cosas fabulosas dentro de todos estos revivals, lo concreto es que llego a saturarme de tanto revisionismo. Mi cerebro, mi personalidad en sí, me impulsan a buscar constantemente cosas nuevas, frescas, desafiantes. Mas, eso no me impide apreciar cuando alguna banda toma como propio un estilo puntual, se mete de lleno en los sonidos de la vieja escuela de ese estilo y sale a patear culos a diestra y siniestra. Cuando una banda actual opta por sonar Old School y triunfa en su intento, es porque esa banda se centró en la esencia del estilo y no en los aspectos secundarios y accesorios. Y ahí es cuando a mi me cuesta resistirme, por más que esté cansado de tanto revisionismo. Es lo que me pasa con Sonic Poison y su estruendoso "Harsh Demonstration", me resulta irresistible.
Claramente influenciados por Repulsion, estos animales, de quienes no tengo ningún tipo de información (no sé los nombres y/o seudónimos de sus integrantes. Ni siquiera sin son varios integrantes o un solo miembro), nos acogotan de entrada con el fulminante track inicial, una guarrada llamada "Repulsive reactions", con un compendio de riffs gloriosos, una batería que taladra el cerebro y la voz vomitando rabia. No se puede comenzar de mejor manera un disco, sinceramente.
De ahí en más, Sonic Poison sostienen lo hecho en el comienzo y van a por todas. La cosa pasa por tocar rápido, fuerte y sucio, dejando la vida en cada jodida canción, con esa actitud desafiante y honesta de las bandas pioneras. Y acá hago un paréntesis. La diferencia entre Sonic Poison y la gran mayoría de los grupos revisionistas que pululan por ahí, en el mundo entero, está en la actitud y la creatividad. Podés copiar el sonido, las estructuras de las canciones, la estética y todo lo que quieras; mas, si la actitud no es la correcta, y si no hay buenas composiciones, todo lo demás queda como una cáscara carente de contenido interno. Sonic Poison ganan por goleada en ese aspecto: la actitud es la de aquellas bandas que comenzaron con ésta historia, han logrado capturar el espíritu de aquellos primeros años. En cuanto a la música, pues entienden que sin buenas canciones, todo lo demás es irrelevante. Por eso es que "Harsh Demonstration" es un discazo, porque está compuesto por 7 tracks asesinos, adictivos, geniales.
Ya lo dije, me recuerdan mucho a Repulsion y eso es en casi todos los aspectos: sonido, ritmos, una voz que está a mitad de camino entre el recitado macabro y el grito lleno de asco, estructuras de las canciones, duración de las mismas. Pero también encuentro cosas de Impetigo o de bandas de Hardcore que colindaban con el Grindcore, como Heresy. O sea, buena música extrema de la vieja escuela. O mejor dicho, buen Grind/Death de la vieja escuela. Y subo la apuesta: muy buen Grind/Death de la vieja escuela, muy bueno.

Bandcamp
Facebook

lunes, 22 de agosto de 2016

Infected by Old School


Año: 2016
Sello: Defense Records
País de origen: Polonia

El título del disco lo dice todo: un verdadero culto a las viejas escuelas del Death Metal, Grindcore y, en menor medida, Black Metal. Aquí no hay nada que se acerque a los tiempos modernos de todos estos estilos musicales, acá no hay nada que no suene a la vieja escuela. Indudablemente, estas 4 bandas (Cemetery Whore, Nuclear Holocaust, Hell United y Necrosodomistical Slaughter) han sido infectadas por el virus del Old School y no tienen la más mínima intención de encontrar una cura a dicha enfermedad.
El split comienza con Cemetery Whore, quienes hacen su presentación oficial a través de los 3 temas aportados para la ocasión. La lista consta de dos canciones y una (floja) versión del "Procreation of the Wicked" de Celtic Frost, bastante más lenta que la original, pero carente de gancho, bastante pobre, en resumen. En cuanto al material propio, pues se trata de Death Metal cavernoso, con voz de ultratumba, ritmos rápidos pero no exageradamente rápidos, y un sonido grave y duro, con influencias de los primeros Grave, Benediction y cosas así. Bien por sus canciones propias, mal por el cover.
Luego llegan los ascendentes Nuclear Holocaust, de quienes ya tendré la chance de reseñar su disco debut en breve. Lo de ellos es Grindcore puro y estridente, una verdadera explosión sonora de canciones breves, asquerosamente veloces y de espíritu Punk desaforado. A diferencia de muchas bandas grinders actuales, que provienen del Metal y abordan el estilo desde dicha perspectiva (sonando más técnicos y producidos de lo que el Grindcore fue en sus inicios), Nuclear Holocaust parten desde el Punk, toman cosas del Metal Extremo, y desde ese lugar nos bombardean con una friolera de 11 tracks. Influencias de Terrorizer, el viejo Napalm Death, Agathocles y todos esos clásicos. Arrancan muy bien, pero van decayendo a medida que avanzan las canciones. De cualquier manera, son lo mejor del split.
Hell United fueron de las primeras bandas polacas que reseñé en mi vida, así que me resulta familiar su música, como así también escribir acerca de ellos. En 2012 reseñé el segundo disco full de la banda , una salvajada llamada "Aura Damage", en el cual la banda descargaba toda su ira a través de un Black/Death crudo y furioso, claramente influenciado por Blasphemy y bandas similares. Lo que el cuarteto de Tarnów (Polonia) trae en esta ocasión, es una grabación de un ensayo en el cual podemos contemplar a un grupo haciendo exactamente lo mismo de siempre, con la misma ira y el mismo amor por el caos de siempre. El sonido, propio de un ensayo, no ayuda al momento de apreciar lo que es Hell United en toda su dimensión, pero al menos permite conocer al grupo en su estado más crudo y primitivo. Como siempre, Hell United no fallan.
El disco cierra con los bestiales Necrosodomistical Slaughter, banda de Grindcore bastante popular en su país (Polonia), que ha pasado por el escenario del Obscene Extreme y que toca su música como debe ser tocada: sin concesiones, ni preámbulos ni florituras; van directo al hueso y no hay más que decir. Suenan como si Necrophagia y su gore-manía se hubiesen inclinado hacia el lado del Grindcore. Así de asquerosos, rudos y brutales suenan estos velocistas. 20 tracks, entre los cuales hay un cover de S.O.D. ("Ballad of Patrick Swayze"), velocidad y violencia a raudales. Junto a Nuclear Holocaust, lo mejor del disco.
4 bandas que no están interesadas en los sonidos modernos, ni en los triggers, ni en las sobregrabaciones ni en los breakdowns. Cuatros bandas obsesionadas por la vieja escuela del Grindcore, Death Metal y Black Metal. Podrán sonar anticuados o no, mas lo que realmente importa aquí, es que Defense Records han lanzado un 4-way split que divierte y mucho.

Cemetery Whore
Nuclear Holocaust
Hell United
Necrosodomistical Slaughter
Label
Mythrone Promotion

domingo, 21 de agosto de 2016

Inner Odissey - Ascencion


Año: 2015
Sello: Looking For
País de origen: Canadá

Esto es lo que yo llamo un disco verdaderamente agradable. Fundados hace 9 años por el guitarrista Vincent Leboeuf Gadreau, Inner Odissey es una respetable banda de Rock Progresivo que, ocasionalmente, toma cosas del Metal más refinado e intrincado, pero que nunca se mete de lleno en dicho mundo (el del Metal). Junto a sus jóvenes colegas (Vincent tenía 17 años cuando formó la banda en Quebec, Canadá), Vincent se da el gusto de conjugar complejidad con calidez, sin dejar de lado un interesante y necesario grado de intensidad; aunque, cabe decirlo, la música de Inner Odissey es más introspectiva que intensa.
El ya mencionado Vincent, junto al tecladista/pianista Mathieu Chamberland (un verdadero virtuoso), se erigen como las columnas del sonido del grupo, mas no por eso podemos considerarlos las estrellas del disco. Si tengo que elogiar y tildar de figuras del álbum a algunos miembros del grupo, esos son Simon Gordeau, un bajista dueño de una técnica exquisita y un buen gusto descomunal (escuchen lo que toca en "A World of My Own" y en "Lifelong Misery"), acompañado por un baterista eximio como Étienne Doyon, otro talento de aquellos. Quizás sea Pier-Luc Garand Dion (cantante) lo menos destacable del grupo, aunque su performance es ajustada y acorde al estilo/sonido del grupo.
Siempre elegantes, éstos canadienses exhiben una creatividad a prueba de balas, incursionando por terrenos varios y dejando que la libertad y la inspiración hagan lo suyo. Así es que nos encontramos con un disco que es siempre ameno, que puede acariciar al oyente como así también sacudirlo (aunque con mesura, como todo en éste disco), y que siempre tiene alguna variante para impedir que la rutina o el hastío se apoderen del panorama y del oyente.
En líneas generales, "Ascencion" es un buen disco, aunque canciones como las ya mencionadas "Lifelong Misery", "A Wolrd in My Own" (los arreglos de Flamenco incluidos son una maravilla) y el derroche de ideas que es "Retrospection" superan la barrera de lo bueno y alcanzan el siguiente nivel de calidad.
Modernos pero claramente influenciados por las bandas Prog de los 70's. Virtuosos, pero sin caer en el exceso de técnica al cual son propensas muchas bandas del estilo. "Ascencion" es un disco para sentarse a escucharlo atentamente, para degustarlo detalle por detalle. No será EL DISCO de Rock/Metal Progresivo que el mundo esperaba, pero bien vale la pena aislarse un rato del mundo para disfrutarlo.

Facebook
Bandcamp
Grand Sounds PR

Tod Huetet Uebel - Malícia



Año: 2015
Sello: Caverna Abismal Records (CD. Edición en cassette hecha en 2016 por el mismo sello)
País de origen: Portugal

Nacidos como banda hace 4 años (2012) en Lisboa, capital de Portugal, éste dúo me ha cautivado con su manera de entender y tocar el Black Metal. No es que sean una banda superlativa en cuanto a calidad, pero hay cualidades que uno no puede menospreciar o ignorar, y las voy a detallar ahora.
"Malícia" es el primer disco de la banda integrada por Daniel C (guitarra, bajo y voces) y Marcos M. (voz), continuador del EP lanzado en 2013 y titulado "Morte e Caos". Este disco full cuenta con 7 tracks en un total de 44 minutos y fue grabado, mezclado y masterizado por el propio Carlos C. durante el transcurso del 2014. Hasta ahí, toda la información objetiva. Ahora bien, la razón de ser de éste blog es la subjetividad, la opinión meramente personal. Y mi opinión es ésta: "Malícia" es un disco bastante interesante, realmente agradable y honesto lo del dúo portugués.
Tocan Black Metal, pero sin apegarse obsesivamente a las fórmulas propias del más puro y diabólico Black Metal, sino que poseen una mirada más moderna del mismo, situándose en un lugar intermedio entre el Post Black Metal y el personal estilo del Shining sueco (el de los últimos años, desde el ingreso de Peter Huss en 2005). Claro que hay aspectos que los ligan inmediatamente con el Black Metal de los 90s, hay arreglos, ritmos, entonaciones, que provienen de esa época puntual y eso lo podemos notar con sólo prestar atención a algunos riffs, al repiqueteo explosivo de la batería y a los gritos inhumanos de Marcos M. Pero, hay detalles que los posicionan dentro del siglo actual y eso está más que claro en la producción, prístina y refinada, dejando de lado cualquier intención de sonar anticuado o trve, en pos de alcanzar una claridad y contundencia admirables. Marcos M. también aporta elementos más modernos en las vocalizaciones, con sus gritos que también incorporan desesperados alaridos de dolor y agonía, tan típicos en el Depressive Black Metal. Además, hay atmósferas que surgen de la creación de una muralla sonora, y que se alejan del caos infernal del viejo Black Metal escandinavo y que los ponen más cerca del sonido lleno, dimensional, del Post Black Metal.
Más, no nos confundamos, que Tod Huetet Uebel es una banda de Black Metal y no otra cosa. Lo que pasa es que el dúo, sin dejar de lado los blast beats, las guitarras filosas y los gritos rabiosos, también pretenden agregar elementos que aporten frescura a su estilo, buscan sonar actuales y no anticuados. Es por eso que "Malícia" termina siendo un disco que merece ser escuchado, y no una sino varias veces, pues el trabajo global (compositivo, instrumental, la producción) permite que el oyente vaya descubriendo detalles a medida que las audiciones se repiten. Eso sí, y tras haberlo escuchado varias veces, debo decir que me costó encontrar una canción que me rompa la cabeza. Es que "Malícia" es un disco homogéneo, funciona como un todo y cada parte tiene su razón de ser en la construcción de su totalidad. O sea que es conveniente escucharlo completo y sin interrupciones, así resulta más fácil captar el espíritu agónico y furioso que impregna a dicho álbum.

Bandcamp
Facebook 
Label

sábado, 20 de agosto de 2016

Vigilance - Hounds of Megiddo


Año: 2015
Sello: Witches Brew (CD) / Dying Victims Productions (vinilo 12") / Hellforced Records (cassette).
País de origen: Eslovenia

Mal que les pese a muchos fanáticos empedernidos del Black Metal de los 90s, la historia del género comenzó antes, mucho antes de que ardieran las iglesias en Noruega, antes de que los asesinatos tiñeran de sangre la escena y antes de que se lanzaran los discos que terminaron por darle forma cuasi definitiva al género. El Black Metal comenzó cuando la NWOBHM aun incendiaba al mundo entero, con bandas que llevaban a la música de Heavy Metal hacia un nuevo nivel de dureza, velocidad y calidad. Venom comenzó cuando la NEW WAVE OF BRITISH HEAVY METAL estaba en su apogeo, Bathory apareció ahí nomas en el tiempo, y Hellhammer fue una consecuencia de la existencia de dicha explosión. Ahí, con esas 3 bandas, nació el Black Metal. Es por eso que al escuchar los discos primigenios del Black Metal uno pueda encontrar inevitables parecidos con estilos como el Speed Metal, lo más primitivo del Thrash y, obviamente, con la NWOBHM. En esa época, aun estaba todo por hacerse en materia de Metal Extremo y los márgenes aun no estaban del todo definidos, por lo que es normal encontrar claras similitudes entre un género y otro en esa era.
Vigilance es un trío de maníacos de esa era del Metal, de los comienzos del Metal Extremo, es por eso que armé una introducción un tanto larga, pero que me permite explicar mejor lo que es esta banda de Eslovenia. Sí, suenan a mitad de camino entre el Black del comienzo, el de la Primera Ola, con mucho Speed Metal y bastante de la NWOBHM. Podemos citar a bandas como Venom, Tank o Warfare como influencias, nombres que deberían ser útiles para el lector a la hora de tener referencias.
Voz reventada, guitarras que combinan riffs simples y agresivos con muy buenas melodías de guitarras gemelas, además de la consabida base rítmica acelerada, dinámica y fluida, tan propia de las bandas de comienzos de los 80s que osaban tocar tan rápido como se podía en ese momento. El sonido es sucio, aunque no obstante, las guitarras tienen ese sonido claro y no exageradamente distorsionado, más cerca de Angel Witch que de Venom en ese aspecto. Remitiéndome al rendimiento grupal, debo decir que Tine (baterista) es el sostén del sonido del grupo, seguido muy de cerca por Rok y Gilian en guitarras, quienes aportan todos los clichés habidos y por haber dentro de los estilos ya mencionados, con las características sonoras y compositivas propias de aquellos años 80's. Gilian, por cierto, es quien se encarga de la voz, siendo el grupo completado por Andrej, un bajista que pareciera haber sido traído a través de La Máquina del Tiempo por su sonido y manera de tocar (el tipo es realmente bueno en lo suyo y no hubiera desentonado en una banda de la NWOBHM).
"Hounds of Megiddo" es de esos discos que despiertan más nostalgia que admiración, mas, hay que admitirlo, los tipos hacen bien lo suyo. Suenan predecibles y eso es inevitable cuando hablamos de una banda cuyo espíritu está anclado en lo que se hizo hace unos 35 años. Pero cumplen con el requisito fundamental de no aburrir al oyente, y hasta aportan algunas piezas destacables como "The Enchanter" (instrumental que suena 100% Iron Maiden), una buena versión del "Sacrifice" de Bathory y "The Lidless Eyes". Y la edición en CD corrió por cuenta de Witches Brew, dato que para los conocedores del sello debe aclarar mucho más el panorama. En síntesis, un disco entretenido.

Bandcamp
Facebook
Youtube
Label
The Metal Detector

In Twilight's Embrace - Trembling


Año: 2016
Sello: Arachnophobia Records
País de origen: Polonia

Días atrás reseñaba el tercer disco full de esta interesante banda polaca, cuyos comienzos fueron dentro del Melodic Death Metal y algo de Metalcore, para luego virar hacia una mezcla entre el Black Metal melódico  con mucho de Melodic Death, influenciados por bandas como Dissection y The Crown. Ahora nos llega éste nuevo EP de 3 temas, en el cual hay dos canciones propias y un cover de la legendaria banda polaca Armia.
De entrada queda en claro algo: In Twiligh'ts Embrace es hoy una banda 100% definida como grupo de Melodic Black, con los ya mencionados toques de -buen- Melodic Death. Y la canción que abre el disco es una prueba contundente de ello. "Laughing Stock, a Burning Stake" es poderosa, aguerrida, pero con un buen manejo de la melodía. Le sigue "In the Mouth of Madness" (título que, supongo yo, debe ser en homenaje a la gran película de John Carpenter) realza el buen gusto por la melodía, con un estribillo pegadizo y un medio-tempo que invita al headbanging, además de un exquisito arreglo acústico al final de la misma. Cierran con el cover de Armia a puro Hardcore/Punk filoso y directo, sin rodeos; "Opowieść zimowa" es la canción en cuestión y les sale muy bien.
Al igual que todas sus grabaciones, el disco suena muy claro, con una producción hi-fi que resalta la limpieza en las ejecuciones, pero que no hace mella en la agresividad que se desprende de cada una de las canciones. La banda suena muy ensamblada, cada vez más firmes y sin perder esa frescura que los caracterizó desde sus comienzos, con Cyprian cantando con voz aguerrida y convincente, las guitarras aportando el equilibrio perfecto entre enojo y melodía, y una base rítmica que encaja a la perfección en ese panorama musical.
In Twilight's Embrace siguen demostrando que son buenos en lo suyo, algo que a esta altura de su historia, está fuera de discusión. Puede gustarte o no lo que hacen, pero nadie puede negar que los tipos saben cómo hacer lo que hacen.

Facebook
Bandcamp
Label
Dewar PR



viernes, 19 de agosto de 2016

Umbría - El origen del Mal


Año: 2015
Sello. Independiente
País de origen: Argentina

Hace tiempo que tenía en mente reseñar éste Demo. Por un lado, el hecho de que el baterista sea Sebastián Mené, a quien conozco por haber sido baterista de Mortuario, banda argentina de Death Metal que supe reseñar gustoso, hacía que sienta interés por la banda. Pero, además de eso, me habían hablado bien de ellos. A decir verdad, tienen lo suyo y van bien encaminados en ciertos aspectos, sin perder de vista que estamos hablando de un Demo y no de un disco, con lo cual el crédito queda abierto, indudablemente. Pero, hay un pequeño problema. Una de las primeras cosas que leo acerca del grupo es que, entre otros estilos, hacen Sludge. Sí, esa clase de Doom arrastrado y vicioso que se fusionó con lo más mugriento y pesado del Hardcore Punk, y que basa su existencia en riffs monolíticos plagados de acoples y acordes eternos, gritos desgarradores y ritmos brutalmente lentos y pesados, los cuales ocasionalmente, muy ocasionalmente, devienen en arranques de velocidad frenética. Bandas como Eyehategod, Buzzov-en, Fistula o Crowbar, entre muchos otros, resumen lo que es el estilo. Pues bien, Umbría tienen cosas de dicho estilo, pero son tan sólo momentos. Por ejemplo la canción que da nombre el trabajo, que es la que cierra el Demo, para ser más preciso, es una canción a la cual dicha etiqueta le calza como un guante. Pero ¿y el resto? El resto, salvo ocasionales arreglos, tiene tanto de Sludge como yo de hincha de Newell's. De hecho, sobran las partes rápidas y escasean las partes lentas, todo lo contrario a lo que el Sludge es. Escuchen "Rodeado de cadáveres" (en donde hay bastante de Death Metal, sobre todo en el riff) o el blast beat en "Mañana no Existe" y luego me dicen.
Eso sí, yendo más allá de las etiquetas, Umbría hacen gala de una fiereza digna de mención. Una voz gritada y ultra-agresiva, una base sólida y directa, y la guitarra cruda, al frente, con ese sonido primitivo tan propio de un Demo (aunque le vendría bien más cuerpo), y que les queda de maravillas a éstos pibes. Umbría, tras escuchar el material varias veces, me hacen pensar en que verlos en vivo debe ser una experiencia bastante intensa. Su estilo, en el cual confluyen estilos como el Hardcore, Grindcore, algo de Death Metal y, sí, Sludge, es lo suficientemente rudo y enérgico como para imaginarlos pateando culos de lo lindo sobre un escenario.
No sé si tendrán material nuevo, ni siquiera sé si, en caso de haber nuevas composiciones, las mismas continúan la senda comenzada aquí en "El Origen del Mal". Lo concreto, lo que sí sé, es que Umbría, sin ser un dechado de virtudes (aun les falta madurar como banda, trabajar más en el sonido y las composiciones), poseen una fuerza tremenda. En cuanto a lo de las etiquetas, bueno, sean Sludge o no (que no lo son, al menos en un 100% no lo son), los pibes tienen lo suyo.

Bandcamp
Facebook

jueves, 18 de agosto de 2016

Ted Kirkpatrick - The Doom in Us All: A Tribute to Black Sabbath


Año: 2016
Sello: Pathogenic Records
País de origen: USA

Ted Kirkpatrick es, para todos aquellos que aun no lo conocen, baterista y miembro fundador de la banda de Thrash/Heavy cristiano Tourniquet, banda que siempre se ha caracterizado por lo pulcra y refinada de sus ejecuciones, además de la obvia buena técnica de sus integrantes. Resulta que el bueno de Ted viene llevando adelante su carrera solista desde hace un tiempo (desde el año 2010), lanzando discos a través del sello Pathogenic Records, casi sin respiro  y con una lista de 5 discos en 6 años. Este tributo a Black Sabbath es el quinto disco en la lista y el mismo cuenta con una interesante cantidad (y calidad) de invitados.
Para el primer track ("War Pigs") cuenta con la participación de Scotti Hill de Skid Row (guitarra) y Chris Jericho de Fozzy en la voz. Sinceramente, creo que es una de las versiones más pobres y frías que jamás haya escuchado de "War Pigs", totalmente falta de fuerza y traspasada por una frialdad que la convierte en una versión olvidable. "Into the Void", con Corey Glover de Living Colour en la voz, levanta el nivel en comparación a su antecesora, es decir, es una versión bastante agradable y ayuda a cambiar la mueca de decepción tras el primer corte.
Luego viene "Lord of this World", canción con la cual repuntan gracias a la aparición de una luminaria del Doom Metal: Bruce Franklin, legendario guitarrista de los no menos legendarios Trouble. Él es quien se carga el peso de la canción sobre sus hombros y empuja al resto a tocar con otra actitud, mucho menos fría que la del comienzo. La voz corre por cuenta de Trevor McNevan de la banda Thousand Foot Krutch, quien cumple con lo suyo sin deslumbrar, pero sin fallas.
Siguen los miembros de Trouble haciendo de las suyas, aunque ahora se trata de un ex Trouble, es decir, el entrañable Eric Wagner, quien pone su voz en la mítica y oscura "Electric Funeral". La cosa sigue repuntando, pero en ningún momento alcanza como para volverse loco y elogiar las versiones a viva voz.
"Embryo" aparece en el horizonte y con ella, obviamente, llega "Children of the Grave", en la cual podemos escuchar a Karl Sanders (Nile) haciendo las veces de Tony Iommi, rol que cumple con eficacia.
Y así se nos va el tributo pergeñado por Kirkpatrick a la banda de Heavy Metal más influyente de la historia (Black Sabbath ¿o alguien tiene alguna duda?), disco en el cual Ted toca la batería y la guitarra rítmica, y en el cual cuenta con un compañero de base rítmica fijo: Dug Pinnick, de esa muy buena banda llamada King's X. El resultado global y final es ameno y simplemente eso. Al disco le falta oscuridad, le falta garra y lo salvan participaciones puntuales, o mejor dicho, apariciones de tipos que entienden y mucho sobre cómo tocar canciones de la Gran Bruja Negra. Pero, insisto, como tributo, deja bastante que desear, sobre todo porque la atmósfera que se respira es por demás fría. Claro, también hay que entender que cuando uno aprendió a ver y a vivir en la Oscuridad, resulta difícil volver a sentirse cómodo en la Luz.

Bandcamp
Against PR