domingo, 25 de diciembre de 2016

Vermin Womb - Decline


Año: 2016
Sello: Sentient Ruin Laboratories (cassette, en colaboración con Hibernation Release)/ Translation Loss Records (CD, digital, 12" vinilo) / Throatruiner Records (vinilo en Europa).
País de origen: USA

Apenas recibí la noticia de que Ethan Lee McCarthy estaba armando esta banda, mis expectativas se dispararon hacia la Vía Láctea. Motivos había (y hay) de sobra, pues estamos hablando del tipo que rompía todo (junto a sus compañeros de banda, claro) en Clinging to the Trees of a Forest Fire, y que luego grabó uno de los mejores discos de Grindcore del siglo 21: "Mental Disintegration", con esa precoz pero criminal banda llamada Death of Self. Y, por si fuera poco, es la mente detrás de la mejor banda de Sludge que ha surgido en los últimos 15 años: Primitive Man. En síntesis, un demente de aquellos, un tipo que vive lleno de odio, pero que sabe canalizarlo y convertirlo en música atemorizante y bestial.
Para dicha empresa se rodeó de tipos como Zack Harlan en bajo (otro ex CTTTOAFF) y J.P. Damon en batería, de quien sé poco y nada...salvo que es un completo animal. Arrancaron en el año 2014, y ese mismo año sacaron un EP asesino llamado "Permanence", al cual recomiendo sin dudarlo. Sin embargo, "Decline" va más allá en todo, y se convierte en cuestión de segundos, en uno de mis discos favoritos del 2016, justamente porque rompen sus propios límites, no dudan en convertir el odio transmitido en su antecesor en una fuente de inspiración para crear algo más terrible y demoledor aun.
"Decline" es terrorismo sonoro puro, es velocidad, ruido, pesadez, caos y decadencia convertida en un torrente de acordes infernales que se convierten en lava hirviendo en manos de Ethan, mientras la base rítmica aporrea al oyente y le da la cabeza contra la pared hasta dejarlo inconsciente. Es un disco que muestra las ruinas del hombre a una velocidad incontenible, usando la violencia sonora como herramienta de tortura en contra del oyente, como si el oyente fuese Alex DeLarge en aquella famosa escena de "La Naranja Mecánica" en que nuestro querido drugo es sometido a la visualización de todo tipo de atrocidades. Pero esto es peor, porque acá no suena Beethoven, sino que la musicalización corre por cuenta de tres desquiciados que sienten que el futuro será apocalíptico, que el presente es una mierda y que el pasado fue un infierno.
De entrada nos escupen "Entomb", uno de los mejores tracks del disco, y ya no quedan dudas acerca de las insanas intenciones de estos tipos: vamos a vivir un atentado sonoro colosal. Ahí están "Disrepair" y "Present Day" para confirmarlo, y de paso, para convertirse en las piezas que resumen en su poder y furia lo que es el disco en sí. 23 minutos de una mezcla impiadosa de estilos como el Grindcore que Ethan practicó junto a Death of Self, más la oscuridad impenetrable y brutal del Black/Death de Teitanblood, a lo cual hay que sumarle acoples, ruidos y disonancias varias. O sea, la clase de música que hizo que éste servidor diera vida a éste blog.
No faltará quien diga que el primer disco full de Vermin Womb es monótono y todas esas chorradas. Quien piense eso puede ir a su casa y prender la tv, poner algún canal de mierda en donde pasen lo hits del momento, y dejarse de joder por aquí. Quienes amamos el ruido tenemos en Vermin Womb un nuevo motivo para seguir enamorados del terrorismo sonoro, y de paso, tenemos a uno de los mejores discos de un año para el olvido en lo musical.

Facebook
Bandcamp
Sentient Ruin

No hay comentarios: