jueves, 1 de diciembre de 2011

Antediluvian - Through The Cervix Of Hawwah


Año: 2011
Sello: Profound Lore
País de origen: Canadá

¿Antediluviano? Jajajaja no me hagan reír! Esto no es antes del diluvio! Es antes durante el mismo, más un tornado, un huracán, un alud, terremoto y tsunami, todos juntos, al mismo tiempo. Esto es un encarnizado ataque al mundo entero, sin piedad alguna, adoptando como propio el estilo que crearon mis amados Incantation, metiéndole algo de Black por aquí y por allá, más apocalípticos momentos de Doom bien arrastrado, y mucho caos, mucha fealdad y odio. Eso es lo que hacen estos dementes con una idea prefijada en sus retorcidas mentes: hacer volar el mundo en mil pedazos. Un arrollador embate de Death Metal satánico y mala leche, hecho por 4 tipos pasados de vueltas, muy locos y llenos de ira. Suenan similares a Portal por momentos, sobre todo en las atmósferas, tan perturbadoras que es imposible no sentirse incómodo. Todo el tiempo da la sensación de que algo muy jodido va a pasar, de que un peligro inminente y devastador se nos viene encima; pero no sabemos en que momento será, por dónde vendrá, cuando sucederá, ni que es lo que nos espera. Sólo sabemos que la cosa viene negra, muy negra. Y los Antediluvian les encanta que te sientas así, inseguro, alienado, a punto de entregarte a la más inmunda y abyecta locura.
El primer disco full de los canadienses es una catástrofe, una tragedia diabólica y horrenda, un disco de otros tiempos, pero hecho de manera tan auténtica, que pareciera que un portal espacio/temporal se hubiera abierto desde el averno, dejando escapar a estos endemoniados músicos, capaces de dar vida a una placa que no será para muchos, pero que hará delirar a los pocos que aprecien este tipo de Death con tintes blackers.
¿Qué Antediluvian hacen algo muy poco accesible? ¿Qué su música es jodida en todos los sentidos? ¿Qué la mayoría de la gente está condenada a odiarlos y considerarlos una bola de ruido gutural e incandescente? No me importa, no es problema mío. Yo estoy fascinado con este encantador catálogo de horrores.  

No hay comentarios: