domingo, 19 de marzo de 2017

Vardagshat - Glesbygden Blues


Año: 2017
Sello: Bloodsoaked Records (cassette y digital) / Independiente (digital)
País de origen: Suecia

Suecia es una fuente inagotable de bandas crusties, como así también lo es en el rubro Death Metal. Mas, hoy nos toca una banda Punk, por lo que olvidemos al Death Metal. Vardagshat, como era de suponer, tocan Crust Punk, y lo hacen tan bien como, nuevamente, era de suponer. Es que pareciera que dicho estilo es una cuestión de ADN, una cuestión genética que predispone a los suecos a tocar dicho estilo con una fluidez, calidad y presencia increíbles. Incluso cuando se trata de bandas de segunda línea, o bandas realmente nuevas, tal es el caso de Vardagshat, uno se encuentra con material que suele superar a las bandas crusties de muchas otras partes del mundo. Líderes, no seguidores, rezaban nuestro amados Napalm Death ¿cierto? Creo que es aplicable a Suecia y su relación con el Hardcore Punk más virulento.
Las bandas nuevas aparecen en el mundo habiendo mamado de chicos toda una escuela forjada por bandas enormes, como Anti-Cimex, Driller Killer, Shitlickers, Mob 47, y la lista sigue. O sea, aprendieron con los Maestros, y da la casualidad (o causalidad) de que esos Maestros son de su mismos país. Imposible no aprender a tocar buen Crust/D-Beat ¿no? Es por eso que no me sorprende que éste debut discográfico del grupo de Falun, Suecia, suene como una seguidilla de patadas en la cabeza.
Parte de la responsabilidad de que el grupo suene tan filoso recae sobre el baterista de la banda, Sebastian Engström, quien además aporta voces para acompañar a Glenn Zettersten en su rol como cantante principal. Sebastian se hizo cargo de la grabación, la mezcla y masterización del disco, y le salió muy bien, pues dotó al grupo de un sonido sucio, filoso y machacante, ideal para una banda como Vardagshat, quienes además de tocar un Crust Punk rabioso, no se privan de meter algún que otro arreglo del tipo Powerviolence (sobre todo cuando hay rebajes que nos hacen ir de la velocidad bestial a caídas arrastradas del tipo Sludge), algo de Grindcore, y algún ribete metalero asomándose levemente por ahí.
En líneas generales, éstos punkies gustan de tocar muy fuerte y directo, pero sin descuidar la variedad, algo que es utilizado por éstos suecos para sostener al disco en todo momento. Es decir, si bien el estilo está bien definido y no hay sorpresas ni novedades en ése ámbito, lo concreto es que "Glesbydgen Blues" no es un disco monótono. Tal vez les falte crear más canciones memorables, canciones del nivel de "Laddparadise" o "Svart Guld", dos bombas atómicas para el cerebro del oyente. El resto del disco te aniquila a base de energía, pero sin adherirse al cerebro del oyente tal como lo hacen estas dos pistas antes mencionadas.
De cualquier manera, la energía y la identidad netamente sueca de la banda, hacen de éste disco algo altamente recomendable para los fans del estilo. ¿Y para aquellos que no gustan del Crust y similares? Si quieren escucharlo, lo hacen, pero bajo su responsabilidad.

Bandcamp
Facebook
Label