sábado, 19 de diciembre de 2015

Bodybag - Predominance of Insanity


Año: 2015
Sello: Unholy Prophecies
País de origen: España

Ese entrañable psicópata y terrorista del sonido conocido como Dopi está de regreso. Bueno, nunca se fue, a decir verdad; pero muchos creían que, tras la separación de Machetazo, Dopi se iba a llamar a silencio (no me la estoy inventando. Muchos me plantearon la posibilidad de que Dopi se aleje de la música tras la disolución de la legendaria banda española). Pero resulta ser que el bueno de Dopi ya tenía en mente nuevos proyectos para salir a llenar la escena de vísceras y putrefacción. Uno de esos grupos es Mutilated Veterans, banda que recomiendo a grito pelado. Pero hay más bandas en las cuales el señor JM está involucrado y Bodybag no sólo que es una de esas bandas: es una de las mejores bandas en las que este tipo haya tocado.
En serio, Bodybag es la puta gloria para todo fan del Death/Grind más inmundo, reventado y puro que uno pueda encontrar ahí fuera. El sonido apocalíptico y podridísimo, con esa guitarra que explota como si tuviera dinamita en lugar de pastillas (la culpa es de M.S., a quien pueden encontrar en Arkaik Excruciation). El bajo (a cargo de Corey, baterista de Bokluk) sacude, pega y vuelve a sacudir con su sonido distorsionado. La batería es un terremoto, ni más ni menos. Dopi aporrea al pobre instrumento de la misma manera en que lo hacía en Machetazo, con ese frene´si y con esa precisión cuasi morbosa. Las voces son vomitivas, guturales y rasposas, según la ocasión. ¿Responsables? Dopi y Corey, en ese orden; ambos se las ingenian para dar en cada jodida canción el toque de putrefacción justo, meten el cuchillazo en donde deben meterlo. Bueno, en realidad, Bodybag es una carnicería humana perpetrada por tipos que, además de músicos, deberían haberse dedicado a parir filmes de horror onda "Dead Dudes in the Hose", "Evil Dead", "Prom Night" y ese tipo de bellezas. O bien, podrían haber sido asesinos seriales dignos de ser analizados en programas como "Índice de Maldad". Da igual pues, para el caso, ya no cuenta nada de lo que yo creo que podrían haber sido o hecho. Lo concreto es que se dedicaron a la música extrema y, en este caso, continuando el legado gigantesco dejado por mis amados Machetazo, recogiendo el guante de Repulsion y manteniendo vivo el espíritu de Impetigo. Sí, esa clase de abominación encontramos acá, en este fabuloso disco de poco más de 21 minutos, en el cual no hay ni un track de relleno y, por si hiciera falta, hasta hay una canción destinada a convertirse en un clásico personal: "Crushed (Like a Worm)". Joder, este disco, en su totalidad, nació para ser un clásico en mi mundo privado, nació para ser una obra de culto para todo amante de los sonidos más podridos y, por si hace falta decirlo, nació para ser uno de los mejores discos del 2015.
Por cierto, y en caso de que alguno de ustedes desee tenerlo en formato de vinilo o cassette, pues hay ediciones en ambos formato realizadas por Living Dead Society (vinilo de 12") y Noise not War Records (cassette). Yo, por mi parte, necesito tener la edición en CD hecha por Unholy Prophecies; aunque ya debe estar agotada (sólo hay 500 copias, si no recuerdo mal).
En fin, no sé ustedes, pero yo me voy a seguir escuchando esta guarrada, no sin antes plantear lo siguiente: un amigo me dijo hace poco que "Dopi es Dios". Me permito contradecirlo: Dopi no sólo que no es Dios, sino que es un Demonio y se sienta al lado del mismísimo Satán.

Bandcamp
Facebook
Unholy Prophecies
  

2 comentarios:

hugo dijo...

Dopi es el puto amo. Estoy de acuerdo contigo, este álbum es una puta guarrada, va más lejos de lo que hacía en Machetazo,un pedazo de álbum. Saludos Manel.

PURO RUIDO dijo...

Por supuesto que lo es. Toda su jodida carrera es una clara demostración de que lo es. Saludos!