martes, 5 de junio de 2012

Summoning - Oath Bound


Año: 2006
Sello: Napalm Records
País de origen: Austria

Debo admitir que entender y disfrutar la música de Summoning me llevó bastante tiempo. Empecé, tal vez, por el lado equivocado. El primer disco que escuché de ellos fue “Minas Morgul”, el cual, al día de hoy, me sigue resultando soporífero. Pretencioso, demasiado pomposo y poco convincente, los austriacos dejaron e mi una mala sensación con aquella placa. El impacto –negativo- que produjo aquel disco fue tal, que los ignoré por bastante tiempo, sin importarme si los demás discos eran buenos o no; sólo dejé de darle bola al grupo, y listo. Con el tiempo, y escuchando de casualidad una canción de ellos, pregunte “¿qué banda es ésta?”. “Summoning” me dijeron. Inmediatamente busqué el disco en donde se encontraba dicha canción y me di con que esa placa (“Stronghold”) era muy superior a la que yo había escuchado. Cambió mi visión acerca del grupo y empecé a bucear en su discografía. Fue así que llegué a “Oath Bound”, hasta la fecha el último disco oficial que han editado, y uno de los más logrados. Mantienen la pomposidad, las canciones extensísimas y ese aire épico tan propio de ellos. Pero la propuesta suena aceitada, firme, segura. Hay ideas llenas de vuelo y elegancia, y los relatos fantásticos/épicos encuentran el marco ideal para desarrollarse con naturalidad. Protector y Silenius son tipos diferentes al resto de la mayoría de los que componen la escena blacker, y eso se nota ya desde la música. Pero, además, poseen una visión distinta a la de muchos músicos blackers, siendo los austriacos tipos alejados de las ideas extremistas/radicales que predominan en el ámbito blacker, en especial, alejados del fascismo/nazismo. Quizás por eso, también me haya costado comprender la propuesta de Summoning, pues no transmiten ese odio visceral, esa locura frenética y endemoniada típica de la mayoría de los grupos blackers. Summoning es más sofisticado, ponen énfasis en la elegancia de las composiciones antes que en la brutalidad. Suenan pesados, y son bien agresivos cuando deben serlo. Pero esas no son las partes fuertes del grupo. El fuerte de Summoning está en los climas, en la majestuosidad de sus obras, en los paisajes que pintan con delicadeza y dureza a la vez. Son especiales, son distintos. De lo contrario, de no serlo, no hubieran dado forma a un hermoso track como lo es “Land Of The Dead”, una excelsa creación de 12:05 minutos que no se hacen largos en ningún momento.
Summoning nunca serán un grupo perteneciente a la élite del Black, ni creo que quieran pertenecer. Ellos están para otras cosas, más bien. Lo que si puedo asegurarte es que los tipos han hecho su camino, han creado su estilo, y han mantenido su aura mística tan personal al margen de toda influencia externa. Han hecho de Summoning un mundo paralelo. Tal vez por eso me costó tanto disfrutarlos. En fin, eso ya es cosa del pasado. Hoy, aprecio su música sin prejuicios. 

2 comentarios:

barahir dijo...

metal o black metal son palabras horrible para una musica tan perfecta como la de summoning

http://robosnolter.blogspot.com.ar/ dijo...

"Land of the Dead" es un tema que no me canso de escuchar. Coincido en que lo suyo son los climas que manejan con una naturalidad y perfección que resulta admirable. Han logrado separarse de ese black crudo de los primeros discos. La placa que sigue "Old Mornings Dawn" sigue la línea de "Oath Bound" y, de hecho, lo supera. Una pena que no toquen en vivo. Saludos!