viernes, 6 de abril de 2012

Informe: Black Metal Parte 1


Sentía la necesidad de re-escribir este informe. Básicamente, la necesidad venía porque el Black Metal fue mi ingreso al mundo del Metal Extremo, allá por 1985, cuando yo tenía 11 años. A partir de ahí, no lo abandoné nunca, y fui siguiendo la evolución del género, ya sea por mi cuenta, ya sea gracias el aporte valiosísimo de mi novia y amigos, etc. Como sea, para mi, escribir acerca de este género, era una obligación.
De seguro muchos snobs y ortodoxos van a salir a reprocharme que falta esta banda, que no dije nada acerca de aquella, etc. Primero que nada, esta es la primera parte del informe, y está dedicada a los pioneros, a los que comenzaron esto. En cada apartado dedicado a una banda en particular, vas a encontrar 4 discos recomendados, ya sea de grupos ligados al grupo reseñado, ya sea de grupos que practican el mismo estilo. Por otro lado, es muy probable que los nombres que quedaron afuera aparezcan en la segunda parte del informe. Y si no están ni en la primera ni en la segunda parte...pues lo siento. Mi intención no es hacer un informe que sea del agrado de todos, sino hacer algo que YO tenía ganas de hacer. Ahora sí, bienvenidos al Infierno.



Venom:
Origen: Newcastle, Inglaterra. 1979/1993; 1995/2002; 2005/Presente

Comenzar el informe hablando de Venom no es tan obvio como parece. Hace unos años lo hubiera sido; pero hoy, con la llegada de nuevas generación de blackers, no sólo es necesario comenzar el informe hablando de Venom, sino que es necesario aclarar el por qué. Suena absurdo para los que están en esto desde hace décadas, pero teniendo en cuenta las objeciones que algunos hacen en contra de los ingleses, creo que es crucial hacer una defensa de los Padres de la Bestia. Nada del otro mundo, siempre pasa con los cambios generacionales.
No sólo que inventaron la etiqueta en cuestión, sino que dieron vida a un sonido infernal, monstruoso y totalmente extremo, algo impensado para la época en la que aparecieron. Crearon una imagen avasalladora y repulsiva, extremadamente agresiva. Dieron vida a un estilo musical veloz, sucio y desprolijo, en donde no había ni luz ni atisbos de bondad. Ellos crearon el Black Metal, y nadie en su sano juicio puede negarlo. Ellos influenciaron a Bathory, Hellhammer, Sarcófago y todas las bandas de la segunda generación que hoy son vistas como los padres del Black. En ellos se inspiró Euronymous a la hora de ponerle nombre a Mayhem. Y así puedo seguir un rato largo. Ahora bien ¿por qué aclaro todo esto? Porque el advenimiento del Black como movimiento, ya no como género musical solamente -el mismo que nació en Noruega –como movimiento-, las cosas han tendido a confundirse. Seguro que el Black como movimiento nació allí, pero como estilo musical, como género en sí, nació en Inglaterra y nació con Venom. He llegado a leer que Venom no hacía Black Metal porque en esa época el estilo no estaba definido, y no sólo eso: no existía. Primero que nada, no estaba definido pues ningún género está definido apenas nace. Sufre una evolución de la cual participan varias bandas, aportando sus ideas, y así es como un género llega a definirse. Pero es necesario que otros tomen lo que hicieron los creadores y le insuflen sangre nueva, nuevas ideas y demás, y todo eso lleva tiempo. En cuanto a que no existía en aquellos tiempos…es un argumento muy vacío. Claro que no existía, hasta que Cronos, Mantas y Abaddon aparecieron con algo completamente distinto; en pocas palabras, nada surge por generación espontánea. Seamos objetivos y sinceros: sin Venom, no habría Black Metal. Es más, aquellos que sostienen que el Black nació en Noruega, tengo algo para decirles: sin Venom, el Black nórdico jamás hubiera existido.

Influencias: Motörhead, el Punk más radical y violento, Judas Priest, Tank, Black Sabbath, NWOBHM.
Líricas: Satán, Infierno, sangre, mujeres, Metal.
Discografía esencial: Welcome To Hell (1981); Black Metal (1982).
También escuchar: NME: Unholy Death (1986); Bewitched: Pentagram Prayer (1997); Midnight: Satanic Royalty (2011); Bulldozer: The Day Of Wrath (1985).


Bathory:
Origen: Estocolmo, Suecia. 1983/2004

Acá el Black comienza a tomar una forma más definida y definitiva. A pesar de su parecido con Venom en el disco debut de Bathory, Quorthon sentó las bases del Black escandinavo, en muchos aspectos. La voz de bruja, luego imitada hasta el hartazgo. El sonido aun más cutre que el de Venom, con menos producción, otorgándole al sonido mayor maldad, haciendo que suene más frío y misantrópico, y con el paso del tiempo, metiendo ritmos un poco más veloces. Las líricas, que en los primeros años iban por los carriles del satanismo y el ocultismo a ultranza, de golpe derivaron en líricas llenas de orgullo vikingo, dejando de lado las letras satánicas de sus comienzos, para abocarse de lleno a la mitología escandinava, relatos de batallas, y un cuasi desmedido orgullo vikingo que en más de una oportunidad le valió a Quorthon ser rotulado como Nazi y Nacionalista y Xenófobo.
Pero, y más allá de la clara influencia de Quorthon y sus letras en todas las bandas escandinavas, lo más importante es que el tipo grabó, con muy poca ayuda, 4 de los discos más influyentes en la historia del Black Metal, esenciales en el desarrollo del Black como género. Bathory es una banda esencial se la mire por donde se la mire, se la escuche con o sin prejuicios, guste o no su música. Bathory es parte fundamental en la historia del género que Quorthon, casi a la par de Venom, Mercyful Fate y otros, ayudó a fundar. Quorthon fue Bathory, y Bathory, aunque ya no exista, es Black Metal. Q.E.P.D. maestro.

Influenciados por: Venom, Discharge, Motörhead, Tank, la NWOBHM, The Exploited, Folklore escandinavo, Bandas Sonoras de películas épicas en su segunda etapa (época post Black).
Líricas: Satanismo, Anti-Cristianismo, Mitología Nórdica, Odinismo.
Discografía esencial: Bathory (1984); Under The Sign Of The Black Mark (1987); Blood Fire Death (1988).
También escuchar: War: We Are War (1999); Nifelheim: Idem (1994); In Conspiracy With Satan: A Tribute To Bathory (1998); War Ripper: Hell Storm ep (2007).



Mercyful Fate:
Origen: Copenhagen, Dinamarca. 1981/1985; 1992/presente?

Si Venom son los padres del lado más virulento del Black, Mercyful Fate son los responsables de que la sofisticación y el buen gusto se hayan hecho presentes en el género. Pero la cosa no queda ahí: estéticamente, el líder y vocalista de los daneses, el genial King Diamond, es quien dio pie al nacimiento del Corpsepainting, recurso estético que es algo así como lo primero que uno ve y reconoce en un grupo blacker. Pero hay más aun: la ideología. Mientras que los Venom hacían un culto exagerado de lo Maligno, de lo Oculto, dejando lugar para que uno piense que la cosa no iba muy en serio (en lo ideológico), los Mercyful Fate se tomaban todo este rollo MUY EN SERIO. Es por eso que cuando se les pregunta a algunos músicos satanistas, pertenecientes al movimiento blacker, acerca de la influencia de unos u otros (Venom y/o Mercyful Fate), son muchos los que responden nombrando a la gran banda dinamarquesa, pues, si bien su música nunca estuvo completamente dentro de lo que conocemos como Black Metal, la forma en que han encarado las temáticas abordadas en sus letras, la oscuridad que siempre se desprendió de sus composiciones, y el manejo de los climas tétricos y macabros, han hecho de MF una de las bandas más influyentes e importantes en la historia del Black Metal. Las estructuras ejecutadas por las guitarras, dos tenazas gigantescas que aprisionan al oyente, provocan en la mente del mismo imágenes tenebrosas, de rituales ancestrales y obscuros, laberintos mágicos que desembocan en el sendero de lo Oculto. El corolario de tanta negrura es la voz del Rey Diamante, emitiendo gritos que meten cagazo por lo agudo y lacerante de los mismos, como así también emitiendo sonidos graves y llenos de rabia, como contraste de la voz aguda. A eso hay que sumarle que lo que canta Diamond en MF, dista y mucho de ser algo fácil de entender y asimilar. El tipo aborda temáticas jodidas, siempre ligado a las artes negras, y con mucho conocimiento de causa lo hace. 
Para redondear la importancia de semejante banda en el género que ayudaron a crear, basta con analizar la influencia que estos genios tuvieron tanto en la obra de Emperor (tanto en lo musical como en lo lírico), y especialmente, en uno de los íconos del Black nórdico: Ihsahn, fan confeso de la banda danesa, y quien se dio el gusto de grabar junto a Emperor un clásico de MF: “Gypsy”. ¿Necesitas más nombres de bandas blackers influenciadas por MF? Covenant, Lord Belial, Dissection, Watain, Sacramentum, Black Funeral, por sólo citar algunos. En pocas palabras: un grupo mucho más influyente de lo que muchos creen.

Influenciados por: Judas Priest, Angel Witch, Black Sabbath, Pentagram (USA), Alice Cooper Band, NWOBHM.
Líricas: Satanismo, Ocultismo, el Mal, Horror onda Edgar A. Poe
Discografía esencial: Melissa (1983); Don´t Break The Oath (1984).
También escuchar: Covenant (noruega): Nexus Polaris (1998); King Diamond: Fatal Portrait (1986); Ihsahn: The Adversary (2006); Retrosatán: Grito Mortal (1987).



Celtic Frost:
Origen: Zurich, Suiza. 1984/1992; 2001/2008. 

Acá ya no hablamos sólo de Black Metal. Hablamos también de Death Metal, de Doom metal, de Grindcore, etc. Hablamos de Música Extrema en general. Hablamos de Celtic Frost, uno de los grupos más innovadores e influyentes de toda la historia de esta maldita música. Hablamos de un grupo que hizo Gothic Metal cuando la mayoría de los grupos de Gothic Metal no sólo que no existían, sino que los músicos que luego serían parte de esa movida, aun estaban en la escuela sin saber que les depararía el futuro. Y estos suizos ya estaban revolucionando todo. Pero nos centremos en su faceta Blacker, que en definitiva, es la que más nos interesa.
Nacidos de las cenizas de otra banda muy influyente (Hellhammer), Thomas Gabriel Fischer (alias Tom Warrior) y Martin Eric Ain, en guitarra/voz y bajo respectivamente, decidieron crear una nueva forma de hacer Música Extrema. Más oscuros que Hellhammer, más ambiciosos, más jodidos y pesados, Celtic Frost metían miedo. La oscuridad era una presencia innegable, inquietante, que se presentaba como algo inherente a la obra de estos dos dementes. No importaba cuan rápido fueran, o si bajaban las revoluciones y se metían de lleno en ritmos majestuosos y fúnebres: daban miedo igual. Una glorificación de todo lo políticamente incorrecto, seguro que sí; pero con clase, sin caer en la propaganda barata, demostrando poseer un conocimiento de causa encomiable, en especial Martin Eric Ain, un ocultista consumado. Y de allí, de las profundidades, de lo más negro e impenetrable, tanto de la mente como del universo, emergía la energía que los movía a crear algo tan duro e intimidante.
Hoy hay cientos de grupos que tratan de recrear las atmósferas tétricas y majestuosas que estos tipos hicieron un estandarte de su obra, y casi ninguno logra ni siquiera acercárseles. Es lo que pasa cuando un grupo llega a ser tan, pero tan original. Y audaz, pues tras editar aquellos primeros sismos en formato de música extrema, Celtic Frost sacaron a relucir su fama de inquietos y se metieron por varios estilos. ¡Si hasta probaron con el Glam en el horrendo Cold Lake! Y tras su vuelta, se metieron en las pantanosas tierras del Doom más satánico, con el elemental Monotheist, para luego separarse otra vez, por los mismos problemas de siempre. ¿Si van a volver algún día? Ojala si, pues está visto que están intactos. Mientras tanto, gocemos a rabiar con sus grandes obras.

Influenciados por: Venom, Witchfinder General, Motörhead, Hellhammer, Black Sabbath, Christian Death.
Líricas: Ocultismo, muerte, historia, literatura.
Discografía esencial: Morbid Tales (1984); Emperor´s Return (1985); To Mega Therion (1985).
También escuchar: Samael: Ceremony Of Opposites (1994); Aura Noir: The Merciless (2004); Darkthrone: Panzerfaust (1995; Sarke: Vorunah (2009).



Mayhem:
Origen: Oslo, Noruega. 1984/presente.

Aquí cambia radicalmente la historia del Black Metal. Con Mayhem el Black deja de ser sólo un estilo, un género musical ruidoso con letras satánicas, imagen extrema y parafernalia ocultista, para convertirse en un movimiento. Y la conversión del Black en un movimiento, en una filosofía ligada a la música, es lo que suele confundir tremendamente a aquellos que creen que el Black nació en Noruega, y que todo lo que se hizo antes era cualquier cosa menos Black. Tampoco es para culparlos a quienes piensan así, pues lo que hizo Mayhem fue monumental. Comandados por Euronymous y sus ideas extremistas, el combo se radicó en Oslo, y fue propagando la enfermedad cual epidemia. Tomando su nombre del tema de Venom “Mayhem With Mercy” los terroristas éstos pasaron por distintas etapas, hasta llegar a definir cada una de las partes que conforman al todo. Al principio eran muy crudos, altamente influenciados por Venom, Sarcófago, el Ultra Metal colombiano, el primer Slayer y, como no, Bathory. Todo esto unido y dotado de una virulencia inusitada, algo que hizo de Mayhem una banda conocida de entrada: la ferocidad con que tocaban era algo que no podía pasar de largo para los amantes del ruido extremo. Pero, y aunque Euronymous se haya llenado la boca hablando pestes de todo aquello que no fuese Black, la llegada del ex Morbid Per Yngve Ohlin, más conocido como Dead, trajo nuevos aires al grupo. Dead provenía de una escena más orientada hacia el Thrash y el incipiente Death Metal, pero a su vez, traía nuevas ideas en cuanto a la estética. Posteriormente, la llegada de Hellhammer como baterista, aportando (nuevamente, a pesar de Euronymous) cosas de otros estilos extremos en cuanto a lo rítmico, más el increíble crecimiento de Euronymous como guitarrista y compositor, terminaron por redondear algo infernal, supremo, increíble. Mayhem se habían convertido en LA BANDA de Black Metal, aportando una nueva manera de hacer, entender y vivir el Black Metal. Guste o no, sus ideas extremistas, los actos de terrorismo ligados al grupo, las muertes, todo el escándalo, son una parte fundamental dentro de la forma que Mayhem dieron a un género que no inventaron, pero que sí reinventaron. Y como si fuera poco, dieron vida a la Biblia Negra por excelencia: “De Mysteriis Dom Sathanas”. Con un disco así en su haber ¿queda algo más por decir? No.

Influenciados por: Venom, Bathory, Sarcófago, Hellhammer, Possessed, Destruction/Sodom/Kreator.
Líricas: Muerte, misantropía, satanismo, guerra, ocultismo, anticristianismo, Gore (en sus primeros trabajos).
Discografía esencial: Deathcrush (1987); Live In Leipzig (1993); De Mysteriis Dom Sathanas (1994).
También escuchar: Tormentor: Anno Domini (1988); Morbid: Death Execution (1995); Behemoth: Sventevith (Storm Near The Baltic) (1995); Nordic Metal: A Tribute to Euronymous (1995).



Burzum:
Origen: Bergen, Noruega. 1991/presente.

Amado y odiado con igual fervor. Tildado de loco, genio, mal tipo, artista sobredimensionado, y miles de calificativos más. Digan lo que digan, a favor o en contra, Vikerness está más allá de todo. Y es que, y aunque sus detractores odien aceptarlo, su innegable talento le permitió crear una forma completamente distinta de hacer Black Metal. Minimalista, como la mayoría de sus contemporáneos, pero alejado del Blast Beat enloquecido y de la temática satánica, Varg exploró nuevos universos, pero sin perder de vista la esencia del género. Más atmosférico que la mayoría de los grupos que los acompañaban en esta empresa. Más lento, depresivo y existencialista, el controvertido artista demostró que aun había mucha tela para cortar en el Black, y con esa idea en mente, y sabiendo a la perfección lo que buscaba, fue a por ello.
Escuchar a Burzum es como caer en un abismo sideral, oscuro y helado, sin saber cuando llegará el final, el golpe contra el fondo del abismo. Para construir tan tenebroso panorama, Varg se apoya en mantras endemoniados, filosas y repetitivas sucesiones de acordes que se perpetúan en el espacio y el tiempo, sobre una base tan o más repetitiva aun. Y así te transporta hacia los confines de una mente que es la fiel representación de un abismo.
Luego viene la faz ideológica, que es, en definitiva, aquello que provoca las interminables discusiones entre fans y detractores. Y eso va ligado a sus crímenes, declaraciones, etc etc. Uno puede estar de acuerdo con él, o no. Pero aquí no hacemos el rol de un jurado ni nada que se le parezca: este informe se trata, más que nada, de música. Y si hablamos de música, el rejuvenecido músico nórdico, quien desde que salió de la cárcel está muy prolífico, tiene como para ganarle la discusión a cualquiera. Ah!, y por si fuera poco, él es responsable de que el mundo se haya llenado de one man bands practicantes del más oscuro y desesperante Black Metal…¿y es el responsable de que el Black se haya llenado de niños que juegan a ser nazis? Eso es otro tema.

Influenciado por: Bathory, Uruk Hai, soundtracks de películas épicas, Destruction, Hellhammer/Celtic Frost, Folk Nórdico, Ambient.
Líricas: Odinismo, folclore nórdico, mitología escandinava, oscuridad, filosofía.
Discografía esencial: Det Som Engang Var (1993); Hvis Lyset Tar Oss (1994); Filosofem (1996).
También escuchar: Slagmaur: Skrekk Lich Kunstler (2007); Mutiilation: Rattenkönig (2005); Ildjarn: Idem (1995); Strid: idem ep (1994).



Darkthrone:
Origen: Kobotn/Oslo, Noruega. 1987/presente.  


Hablar de Darkthrone es hablar de la quintaesencia del Black Metal. Hablar del glorioso dúo noruego es hablar de un pedazo de historia enorme, de una parte esencial en la historia de un género que, guste o no, se definió gracias a ellos. Y es que éstos muchachos que comenzaron haciendo Death Metal bajo el nombre de Black Death, decidieron que el Black tenía que refundarse, y que para refundarse había que bucear en el pasado, abrazarlo y aggionarlo a los tiempos que corrían, dotándolo de un sonido que rompía con lo establecido. El Black siempre fue sucio, rápido, muchas veces desprolijo y siempre frío y malvado. Pero Darkthrone potenciaron todo eso, lo llevaron al siguiente nivel, y el Black nunca volvió a ser el mismo. Con su segundo disco, el imprescindible “A Blaze In The Northern Sky”, Fenriz (el cerebro no sólo detrás de Darkthrone, sino del Black nórdico) y Nocturno Culto decidieron dejar de lado el Death Metal de poco vuelo que venían cultivando, para meterse en el mundo del viejo Black que tanto aman: el Black de Venom, Celtic Frost/Hellhammer, Bathory, el primer disco de Sarcófago, etc. Tomaron aquel sonido rústico, mugriento, y lo hicieron más Punk, más roñoso…si es que eso era posible. Pero ellos demostraron que sí era posible, y con el tiempo lo dejaron muy en claro. Y claro, con el tiempo, las influencias Punks del grupo se hicieron cada vez más presentes, provocando que muchos pongan el grito en el cielo, algo que resulta muy ridículo: Darkthrone siempre tuvieron influencias Punks por una simple y sencilla razón: la suciedad en el sonido Blacker tiene sus raíces en el Punk. Y así podría seguir días enteros describiendo a una de las mejores bandas en la historia de la música dura, a uno de los grupos más auténticos y originales que jamás hayan pisado este puto planeta. Pero hacer eso sería quitarle espacio a los grupos que siguen en el informe. Con repetir que Darkthrone son la quintaesencia del Black Metal alcanza.

Influenciados por: Bathory, Venom, Hellhammer/Celtic Frost, Autopsy, Saint Vitus, Black Flag, Sarcófago, Motörhead.
Líricas: Metal, rebelión, ocultismo, Satán, anti-religión.
Discografía esencial: A Blaze In The Northern Sky (1992); Under a Funeral Moon (1993); Transilvanian Hunger (1994).
También escuchar: Isengard: Vinterskugge (1994); Khold: Krek (2005); Tulus: Evil 1999 (1999); Dodsferd: Cursing Your Will To Live (2007).


Emperor:
Origen: Notodden, Noruega. 1991/2001, 2006/2007.

Aunque suene redundante, Emperor son los emperadores indiscutidos del Black Metal. Sinfónicos, ambiciosos y devastadoramente violentos, Ihsahn y los suyos demolieron los conceptos básicos del Black para crear un estilo distinto de Black. Mucho más sofisticados que sus contemporáneos, poseedores de una técnica deslumbrante, y audaces como muy pocas bandas del género, Emperor es un mundo aparte. En sus últimos trabajos, algunos pasajes recuerdan a fragmentos de obras clásicas, principalmente de compositores rusos como Stravinsky o Mussorgsky. Pero esto no es todo: en la música de Emperor podemos encontrar arreglos y climas en los cuales pintan paisajes obscuros, aterradores, pero también encontramos atmósferas y sonidos que le dan a la música de Samoth y cia. un aire cósmico, del cual se valen para acrecentar en el oyente la sensación de frío, maldad y vacío. Claro que para lograr ese efecto, hay que tener músicos idóneos, sumamente talentosos y conocedores de las reglas de la música en el plano teórico, además de saber cómo poner eso en práctica. Eso no resulta nada difícil si tenés a un tipo como Ihsahn, un verdadero intelectual, un erudito en materia de música clásica, teoría musical, historia de la música, sin olvidar que posee un oído privilegiado que le permite disfrutar de tantos estilos musicales como le es posible. Y sí, es un gran guitarrista, eximio compositor, y un obsesivo de aquellos. Junto a él siempre estuvo Samoth, tal vez no tan dotado en lo musical como su colega, pero dueño de una energía demoledora y capáz de crear riffs inolvidables. Entre ambos conforman un tandem monstruoso, que encuentra su plenitud en ese estupendo baterista que es Trym (ex Enslaved). Por supuesto, teniendo personalidades tan distintas dentro del grupo (en especial Ihsahn y Samoth, quienes no parecen ser muy compatibles en lo humano), es difícil que la cosa dure mucho tiempo, algo que ya ha quedado en claro desde hace un tiempo, con las 2 separaciones de los Emperadores. Ojala algún día vuelvan a unir fuerzas, y nos brinden aunque más no sea, un disco más de su tan majestuoso Black Metal. Geniales, sinceramente geniales.

Influenciados por: Bathory, Mercyful Fate, Celtic Frost, Música Clásica, Mayhem.
Líricas: Satanismo, la Naturaleza, mitología, misticismo.
Discografía esencial: In The Nightside Eclipse (1994); Anthems To The Welkin At Dusk (1997).
También escuchar: Abigor: Supreme Immortal Art (1998); Malevolentia: Ex Oblivion (2011); Sargeist: Disciple Of The Heinous Path (2005); Odium: The Sad Realms Of The Stars (1998).


Immortal:
Origen: Oslo/Bergen, Noruega. 1990/2003; 2006/presente.

En la actualidad, Immortal genera muchas controversias. Están los fans acérrimos, pero también están aquellos que sostienen que los liderados por Abbath son unos payasos y que con sus actitudes (y videos, imagen, etc) permiten que los detractores del Black justifiquen sus criticas, en especial aquellas que tienen como fin ridiculizar al género. Y es muy probable que algo de cierto haya en todo esto, pero no lo vamos a analizar acá.
Immortal empezaron haciendo Death Metal, del más común y corriente. Pero, según cuentan, Euronymous los convenció de unirse a las huestes del Black Metal y, a decir verdad, lo bien que hicieron al dedicarse a dicho género. De las mentes ultra heavys de Demonaz y Abbath salieron dos de las obras más grandiosas y quilomberas (por el ruido) que jamás haya grabado un grupo extremo. Fueron, como dato extra, una de las bandas que mejor representó el misticismo nórdico a través de su obra. Son uno de los grupos de culto por excelencia, una banda imprescindible en la colección de cd´s de cualquier fan del Black Metal. En sus último trabajos bajaron la intensidad, inclinándose a hacer una fusión entre el Black más vikingo con el Heavy Metal más clásico. Pero nadie puede olvidar como estos dementes maltrataban a sus pobres instrumentos en su etapa más bestial. Tal es así que Demonaz (guitarrista original de Immortal), debió abandonar la banda por culpa de una tendinitis contraída como consecuencia de la brutalidad con que éste individuo tocaba su instrumento. En cuanto a lo meramente ideológico, pues muchos de sus colegas no los toman muy en serio. De hecho, creo que los Immortal no se toman muy en serio a sí mismos. Eso, como ya sabemos, no cae muy bien en cierto sector del movimiento blacker; pero con discos como “Pure Holocaust” y “Battles In The North” es más que fácil olvidarse de sus payasadas.

Influenciados por: Venom, Bathory, Blasphemy, Sodom, Motörhead, Possessed, Master´s Hammer, Slaughter Lord.
Líricas: Blashyrkh, guerra, el invierno, demonios, fantasía.
Discografía esencial: Pure Holocaust (1993); Battles In The North (1995); Sons Of The Northern Darkness (2002).
También escuchar: Armagedda: Only True Believers (2003); Bathory: The Return Of Darkness & Evil (1985); Hordagaard: Visions from The Other Side (2010); Inquisition (Colombia): Ominous Doctrines Of The Perpetual Mystical Macrocosm (2011).


Enslaved:
Origen: Haugesund/Bergen, Noruega. 1991/presente.

Una de las bandas más talentosas de la escena del Metal negro, por lejos. Llevaron al Viking Metal un paso más allá en cuanto a sonido y calidad compositiva, tomando como punto de partida lo hecho por Quorthon en dicho terreno. Demostraron que se puede hacer Black Metal sin la necesidad de ser brutos y minimalistas, ni que imitar a Darkthrone o Burzum sea indispensable para ser un True Blacker. De hecho, en una entrevista otorgada a la revista Nordic Visions, los Enslaved dejaron bien en claro que poco y nada les importa todo esto del True Black Metal. Y encima demostraron una audacia a prueba de balas, amén de una personalidad fuerte y decidida. Con el paso del tiempo, la música de Enslaved fue cobrando más vuelo creativo, se volvió más imaginativa, progresiva y hasta psicodélica, haciendo de Enslaved una banda única. Tanto en vivo como en cd, Enslaved es una experiencia tan, pero tan especial, que no merece comparación con ninguna banda del género.
Originariamente, los liderados por Ivar y Grutle, y al igual que muchos colegas, comenzaron haciendo Death Metal, pero con otro grupo: Phobia. Las razones por las cuales decidieron seguir el camino que los hizo famosos ya bajo el nombre de Enslaved (nombre tomado de un tema de Immortal: “Enslaved in Rot”) son por mi desconocidas, pero tampoco me importa demasiado. Lo importante es que tomaron el camino correcto siendo unos adolescentes (Ivar tenía 13 y Grutle 17 años). Eso habla a las claras de la seguridad y claridad de conceptos que poseen estos tipos, músicos que además de ser muy capaces en todos sus roles (instrumentistas y compositores), tienen una visión muy amplia del espectro que un grupo de Black puede abarcar, sin ataduras impuestas por los fans, ni leyes absurdas salidas de mentes cerradas. Es por eso que el crecimiento de Enslaved (insertando Rock Progresivo de los 70s, Ambient, entre las principales influencias no provenientes de lo Extremo) es tan sostenido y convincente a la vez: porque viene de gente totalmente convencida de lo que hace. Lamentablemente, no son pocos los fans del Black que les han dado las espaldas, y no son pocos los que aun no han descubierto a esta piedra preciosa. Si aun no los descubriste, lo siento por vos.

Influenciados por: Bathory, Mercyful Fate, King Crimson, Celtic Frost, Tormentor, Ambient.
Líricas: Mitología nórdica, historias de vikingos, la Naturaleza.
Discografía esencial: Frost (1994); Below The Lights (2003); Isa (2004).
También escuchar: Kampfar: Mellon Skogkledde Aaser (1997); Borknagar: Idem (1996); Klabautamann: Merkur (2009); Hades Almighty: Millenium Nocturne (1999).


Satyricon:
Origen: Oslo, Noruega. 1991/presente.

Hay bandas que hacen de la evolución un culto. Existen grupos que no se apegan a una formula, sino que al encontrar la fórmula del éxito, la modifican constantemente, a riesgo de quedarse sin nada. Pero el artista que no sigue patrones preestablecidos es así, y asume los riesgos sin temer. Satyricon es una clara muestra de ello, del grupo inquieto que siempre busca, que nunca se apega a una fórmula y que siempre tiene una vuelta de tuerca. Pero, además, están siempre adelantados a lo que vendrá. Hagamos historia:
Fueron los padres del llamado Black Medieval, el cual tuvo su origen en el primer trabajo de Satyr y Frost, el lejano “Dark Medieval Times”. Trajeron consigo un armamento de canciones largas, épicas, no muy propensos al blast beat (aunque los usaban, y de manera infernal) pero sí a los medios tiempos majestuosos, y en especial, a los climas que evocan en la mente del oyente imágenes de tiempos oscurantistas, tal como lo fue el medioevo. Con esa fórmula lanzaron 3 discos, uno mejor que otro, llegando al pico creativo en el esencial “Nemesis Divina”. Tras ellos, y como si hubiesen estado escondidos bajos las piedras esperando a que alguien se arriesgue a crear ese estilo, aparecieron cientos de grupos haciendo la misma música y luciendo como Satyricon. A partir de ahí, Satyricon cambió y provocó tantos elogios a su favor como críticas en contra, entre las que se encuentra el consabido “se vendieron”. Tras “Nemesis Divina” editaron algunos eps con tintes Industriales, con los que daban pautas de lo que vendría. Y lo que vendría fue “Rebel Extravaganza”, un disco rapidísimo, plagado de horrores más cercanos a nosotros, horrores contemporáneos que se expresa, de entrada, con el cambio de look que el dúo adoptó para la ocasión, un look tipo zombis que nada tenía que ver con hachas, bosques y demás. Otra vez, no pocos siguieron sus pasos. ¿La respuesta de Satyr y Frost? Se mandaron de lleno al terreno del Black & Roll con el exitoso “Volcano”, disco que los llevó a ganar premios, cosechar elogios y críticas al por mayor, además de mostrar a un grupo muy cambiado, pero sin perder ese sonido tan singular (el sonido Moonfog, sello del cual Satyr es dueño). A partir de ahí, Satyricon fueron puliendo esa propuesta, pero a su vez, buscando inspiración en otras fuentes, algo que les permitió hacer que la música se vuelva más sencilla en su formato, pero menos fácil de digerir para el blacker ortodoxo. Pero eso no debería extrañar, pues Satyricon es así: van hacia donde quieren, privilegiando la calidad de la propuesta por sobre cualquier cosa. Y es por eso que hoy son, sin lugar a dudas, uno de los grupos top del género. Y guste o no el cambio musical que llevaron a cabo, los noruegos jamás bajaron de cierto nivel, estuvieron siempre por delante de las tendencias, y lo mejor, no les importa el qué dirán. Ah!, y por si fuera poco, tienen en Satyr un compositor brillante, un músico genial y un frontman de categoría Y a su lado a un baterista de otro planeta: Frost. Maestros.

Influenciados por: Celtic Frost, Mayhem, Bathory, Tormentor, Darkthrone.
Líricas: Anticristianismo, misticismo, el Apocalipsis, la Naturaleza, tiempos medievales (al comienzo).
Discografía esencial: Nemesis Divina (1996); Rebel Extravaganza (1999); Volcano (2002).
También escuchar: Gehenna: Adimiron Black (1998); Lunar Aurora: Ars Moriendi (2000); Mgla: Groza (2008); Ragnarok (nor): Collectors Of The King (2010).


Dissection:
Origen: Strömstad, Suecia. 1989/1997; 2004/2006.
A Dissection no sólo hay que reconocerle su obra: hay que buscar más que eso y ver que Nödtveidt aportó ideas renovadoras a la escena del Black Metal. Jon, con su enorme caudal compositivo, con su calidad innata para la melodía, con su buen gusto inagotable y su talento fuera de serie, consideró necesario aunar fuerzas entre estilos que, por aquel entonces, parecían alejados entre sí. Así pues, el gran Jon tomó las atmósferas, la furia misantrópica y el sonido lacerante del Black nórdico, acuñó algunas ideas del Metal Extremo de los 80s y le metió lo mejor del incipiente Melodic Death Metal, aun cuando el Melodic Death Metal era un bebé en pañales. Y consiguió un estilo único, una manera de hacer Black Metal sumamente grandiosa y original, sin atarse a fórmulas preestablecidas, y ampliando los horizontes gracias a la incorporación de elementos de otros estilos que resultaron ser tan importantes como el costado blacker de Dissection. En Dissection, la melodía siempre fue esencial, dominando el panorama por sobre las guitarras ejecutando riffs a mil por horas, rasgando las 6 cuerdas de manera enloquecida. Los arreglos y los climas siempre fueron más importantes que los gritos desgarradores y los blast beats. ¿Sonido Grim, Necro, o como quieran llamarlo? Jon no necesitaba de eso: su mente veía más allá, y concebía canciones en donde la furia y la belleza convivían con naturalidad asombrosa. Sus 2 primeros discos de estudio, obras fundamentales grabadas antes de ir a la cárcel, son muestras inequívocas del talento sobrehumano de un hombre que tomó la dura decisión de terminar su vida de un momento a otro, dejándonos huérfanos de sus estupendas creaciones. Pero antes de irse, demostró que se puede hacer Black sin la necesidad de hacer ruido porque sí; además creó una forma de encarar el estilo con mucha clase y elegancia, sonando terriblemente demoníacos (Nödtveit era un experto en las artes negras), agresivos y densos, pero siempre eligiendo el momento exacto para sonar de una manera u otra, y sin perder nunca de vista la melodía. Más de uno le debe la vida (musicalmente hablando) a Jon.

Influencias: Mercyful Fate, Bathory, Música Clásica Romanticista, Accept, Tormentor, Death sueco.
Líricas: Ocultismo, Muerte, caos, anticristianismo, Satanismo.
Discografía esencial: The Somberlain (1993); Storm Of The Light´s Bane (1995).
También escuchar: Dawn: Slaughtersun (crown of the triarchy) (1998); The Black: The Priest Of Satan (1994); Lord Belial: Enter The Moonlight Gates (1997); Naglfar: Pariah (2005).


Marduk:
Origen: Norrköping, Suecia. 1990/presente.

Sacando a Bathory ¿acaso existe banda blacker sueca más representativa que Marduk? Sinceramente, ni dudas tengo: Marduk es la banda que mejor representa al Black sueco, y no veo motivos para desdecirme. Si bien es cierto que comenzaron haciendo un Black/Death con más Death que Black, también es cierto que, una vez que se metieron de lleno al mundo del Black, Marduk se convirtió en una máquina imparable, despiadada, un símbolo del más belicoso Black Metal que jamás se haya escuchado. Discos como “Nightwing”, “World Funeral” y, sobre todo, el infernal “Panzer Division Marduk”, harían palidecer de envidia a la mayoría de los grupos blackers que pululan por el mundo entero, diciendo idioteces, adoptando poses sobreactuadas y tratando de ocultar su falta de talento con cualquier bravuconada insensata. Marduk no necesita ni de poses, ni declaraciones altisonantes, ni nada por el estilo: te destrozan con su música. Velocísimos, dueños de un sonido que tranquilamente podría compararse con un bombardeo, un riffeo que destila odio y maldad, y una batería que, toque quien la toque, te aplasta, más líricas que no desentonan en nada con la música, los suecos liderados por Morgan Steinmeyer Hakansson (alias “Evil”) hicieron del Black Metal algo más que un estilo de música extremo: lo convirtieron en la banda sonora de cuanta guerra mundial esté por venir. Hoy, lamentablemente, y debido, esencialmente, a los incesantes cambios de formación, Marduk ya no está en la cima, lugar que merecidamente ocupó en su mejor momento. Pero esto no impide reconocer que Marduk es una gran banda, y que su música, estridente como pocas, hace que resulte imposible no nombrarlos cuando se habla de los Grandes del Black Metal.

Influenciados por: Mayhem, Sodom, Destruction, Bathory, Blasphemy, Von, Celtic Frost, Immortal, Poison (alemania).
Líricas: Guerra, muerte, Anticristianismo, Satanismo.
Discografía esencial: Nightwing (1998); Panzer Division Marduk (1999); World Funeral (2003).
También escuchar: Infernal War: Conflagrator ep (2009); Triumphator: Wings Of Antichrist (1999); Funeral Mist: Salvation (2003); Endstille: Navigator (2005).


Gorgoroth:
Origen: Bergen, Noruega. 1992/presente.

Un culto a la apatía, el satanismo más radical y la intolerancia. Eso es Gorgoroth y listo. Su Black Metal frío, ruidoso y minimalista no es más que un medio para atacar a todos aquellos que los liderados por Infernus consideren merecedores de su odio. En Gorgoroth no hay arreglos orquestales a lo Emperor, ni cuelgues psicodélicos a lo Enslaved, ni flirteos con el Gothic Rock ni nada que se le parezca. Esto es Black Metal diabólico y desenfrenado. Una oda al más impío Black Metal, sin concesiones.
Pero lo de Gorgoroth no queda ahí. Sus declaraciones, en especial las de su ex vocalista Gaahl (quien en más de una ocasión a enfrentado cargos policiales, por distintos motivos), han causado revuelo en gran parte del globo terráqueo y, a decir verdad, creo que esa es la intención: provocar escándalos que sirvan de marco a tan horrenda música. Y cuando digo horrenda, no lo hago desmereciendo a la obra de Infernus y los suyos ¡Todo lo contrario! Esa clase de adjetivos hacen honor a un grupo que ha hecho un culto de la fealdad, de lo maligno y lo prohibido, sin importarles una mierda si las cosas se salen de sus carriles. En definitiva, si se va todo al carajo, mejor para ellos. Además, un grupo que da vida a monstruosidades que colindan con el ruido total, tal es el caso de “Destroyer” (el tema), no puede andarse con chiquitas: tienen que irse al carajo siempre, provocando, ofendiendo, metiendo ruido al por mayor o haciendo todo lo que sea necesario para que el aura maléfica de esta gran banda permanezca inalterable.
Controvertidos y violentos, así son estos noruegos. Si te gusta bien, y si no...al menos lograron que sepas de ellos.

Influenciados por: Mayhem, Burzum, Blasphemy, Von, Sarcófago, Beherit.
Líricas: Satanismo, guerra, anticristianismo, oscuridad.
Discografía esencial: Antichrist (1996); Destroyer, or About How To Philosophize with the Hammer (1998); Twilight Of The Idols (2003).
También escuchar: 1349: Beyond The Apocalypse (2004); Gaahlskagg: Erotic Funeral (2000); Trelldom: Til Et Annet…(1998); Nargaroth: Black Metal Ist Krieg (2001).


Dark Funeral:
Origen: Estocolmo, Suecia. 1993/presente.

No es extraño que las mejores bandas blackers suecas tengan entre sus filas a músicos que empezaron dentro de la escena death metalera. Dark Funeral comenzó gracias a que tipos que estaban dentro del Death, decidieron que el Black era lo de ellos, y así se tiraron de cabeza al oscuro mundo del Black. Salvo Lord Ahriman, los miembros que ayudaron al susodicho a crear Dark Funeral, venían de grupos de Death Metal. Pero Dark Funeral fue, es y será, Black Metal, y nadie puede confundirse al respecto. Ya con escuchar sus 3 primeros trabajos, es decir, los 2 primeros full más aquel inmortal Ep que los hizo conocidos, los suecos dejan en claro algo: ellos viven el Black Metal. A veces puede resultar un poco cargante la postura tan acérrima, casi propagandística que ellos tienen respecto al Black. Pero, hay que decirlo, esa postura es una de las razones por las cuales DF son una institución dentro del género. Una institución que hoy no está pasando por su mejor momento, momento que comenzó cuando en su penúltimo disco dieron muestras de cansancio en la faz creativa, sumado a que la banda se volvió algo acartonada en su afán por ser True Blackers. Pero, joder, bien que nadie se animaba a decir “a mi no me gusta Dark Funeral” cuando los suecos se llevaban el mundo por delante. No muy alejados de Marduk en cuanto a la velocidad y el sonido incendiario, pero propensos a jugar con melodías épicas, emotivas, y texturas grandilocuentes antes que bélicas, Lord Ahriman y los suyos supieron erigirse como una verdadera luminaria de un género que los tuvo allá arriba, ganando fans en el mundo entero.
Hoy Dark Funeral, ya sin su vocalista estrella, Emperor Magus Caligula, se encuentra en una etapa de transición, con fans que les dan la espalda, otros que dudan acerca del futuro del grupo, por no hablar de los mala leche oportunistas de siempre, que aprovechan la situación para darles con un caño. Sepan algo, detractores y envidiosos: los suecos fueron una gran banda, y en cualquier momento se despiertan y vuelven a romper todo. Llevan el Black en la sangre.

Influenciados por: Bathory, Von, Sodom, Necrophobic, Mayhem, Darkthrone, Dissection.
Líricas: Satanismo, Anticristianismo, muerte, armagedón.
Discografía esencial: The Secrets Of The Black Arts (1996); Vobiscum Satanas (1998).
También escuchar: Nefarium: Ad Discipulum (2010); Enthroned: Tetra Karcist (2007); Infernal: Idem (1999); Setherial: Death Triumphant (2006).


Carpathian Forest:
Origen: Sandnes, Noruega. 1990/presente?

Nattefrost. Esa es la palabra clave para entender lo que es Carpathian Forest. O mejor dicho, el nombre clave. Nattefrost es ni más ni menos que la versión Black de G.G.Allin, el legendario, anárquico y belicoso punk norteamericano que hoy en día es un artista de culto (tras su muerte, claro está). Nattefrost es satanista a rabiar. Ama hacer culto de las perversiones sexuales. Adora abusarse de su humor escatológico y de hacer apología del suicidio. Nattefrost es políticamente incorrecto y le encanta. Y si Nattefrost es así, entonces Carpathian Forest lo es. ¿Y que es Carpathian Forest? Puro y endemoniado Black Metal con espíritu Punk...y del más reventado. Esto, claro está, ha provocado que muchos blackers acérrimos, detractores de todo lo que no sea “puro”, miren al demente éste con malos ojos. Se ha llegado a decir, gracias al espíritu Punk que siempre sobrevuela a la obra de CF, que esta banda no es puramente Black, y que no es un grupo esencial. Todo dicho con la intención de desmerecer a un grande del género, y de paso, negar una realidad inocultable: Carpathian Forest es un clásico indiscutido, un grupo que jamás podrá dejarse de lado. Por su obra, por lo que representa el mismo nombre del grupo en la historia del género. Porque Nattefrost estuvo ahí, en el momento justo, en el lugar justo, haciendo lo que debía hacer. Y, por sobre todas las cosas, porque son un grupazo, que tanto joder. ¡Larga vida al Black & Roll!

Influenciados por: Venom, Bathory, GG Allin, Beherit, Mayhem, Darkthrone.
Líricas: Sadomasoquismo, el Mal, Satanismo.
Discografía esencial: Black Shining Leather (1998); Strange Old Brew (2000); We´re Going To Hell For This (2002).
También escuchar: Nattefrost: Blood & Vomit (2004); Kreft: Lommemannen ep (2011); Beastcraft: Baptised In Blood & Goatsemen (2007); Gehennah: Decibel Rebel (1997).


Beherit:
Origen: Rovaniemi, Finlandia. 1989/ 1997; 2008/presente.

Beherit estuvieron en esto desde el principio. Pero, por razones que cuestan comprender, les costó ser aceptados a la par de los monstruos nórdicos. Recién con el paso del tiempo se aprendió a valorarlos en su justa medida. Tarde, pero seguro, el reconocimiento le llegó a uno de los grupos más podridos en la historia del Black. Claro, parte de la “culpa” fue de Nuclear Holocausto, quien a mediados de los 90s decidió mandar a la mierda al Black, para meterse de lleno en el mundo del Dark Ambient y el Industrial, algo que provocó la ira de los más ortodoxos blackers. Encima, el finlandés tuvo la osadía de hacer discos en ese estilo usando el nombre de Beherit. Obviamente, los blackers pusieron el grito en el cielo (o en el infierno), actuando en consecuencia: casi “destierran” a Beherit. Pero, vamos, que pocas bandas en la historia del Black han llegado a sonar tan sucias, tan profanas y malditas como este caótico combo finés, cultores del más puro y aberrante Unholy Black Metal. De hecho, creo que no exagero si digo que Beherit fueron los primeros en merecer ese mote: Unholy Black Metal. Además, son, por mucho, la banda blacker más importante de la escena finlandesa.
Demos y discos grabados en pésimas condiciones. Músicos que apenas podían dominar sus instrumentos. Portadas hechas a mano, y de la manera más precaria posible. Canciones que eran tan sencillas como violentas, en donde la fealdad lo es absolutamente todo. Shows que terminaban en escándalo por culpa de las borracheras antológicas de los Beherit. Problemas para mantener una formación estable. Y un líder que no podía ni consigo mismo. Eso sí: aura maléfica como la de ellos, pocos han logrado tener. La prueba más contundente es el disco del regreso: el fabuloso “Engram”, placa que no sólo nos permitió escuchar, por primera vez, a un Beherit bien producido, sino que echó por tierra todas las críticas que Nuclear Holocausto se comió durante su exilio Dark Ambient: Beherit, haciendo Black Metal, son cosa seria, muy seria. Y fea, realmente horrenda. Como Satanás manda, que tanto joder.

Influencias: Sarcófago, Venom, Bathory, Root, Vulcano, Pentagram (Chile), Mayhem.
Líricas: Satanismo, Ocultismo, blasfemias, misticismo, oscuridad.
Discografía esencial: Drawning Down The Moon (1993); Engram (2009).
También escuchar: Behexen: By The Blessing Of Satan (2004); Horna: Kohti Yhdeksän Nousua (1998); Black Crucifixion: Hope Of Retaliation (2011); Pest (fin): Hail The Black Metal Wolves Of Belial (2003).


Blasphemy:
Origen: Vancouver, Canadá.1984/presente.

Blasphemy es el odio hecho música. Blasphemy es la banda sonora de la guerra final. Blasphemy es una verdadera blasfemia. Blasphemy es Black Metal con toques del Grindcore más primitivo y mucho de Death Metal. Blasphemy es una banda de culto como pocas. ¡Si hasta tipos como Demonaz y Abbath (Immortal) se desviven en elogios cada vez que hablan de ellos! Blasphemy te patea el culo sin piedad. Blasphemy no es para oídos sensibles. Blasphemy es la banda madre de otras caóticas bandas canadienses: Conqueror, Revenge y Axis Od Advance. Blasphemy, Conqueror y Revenge son sinónimos de violencia. Es más, en sus recitales hay más heridos que en una pelea entre barras bravas. Blasphemy es una banda que ningún fan del metal más extremo puede dejar pasar. Y son, como no, misteriosos, al punto de no haber tenido jamás una página oficial, ni tienen hoy facebook, ni twitter ni nada por el estilo; apenas si tienen un My Space. No les interesa ser parte de TU mundo, pues TU mundo va a volar en mil pedazos en cualquier instante, y los consumistas débiles como vos van a ser historia. Y para ese momento, ellos ya tienen la banda sonora. ¿Alguna vez sentiste hablar del lema Nuclear War Now!? Ese lema no existiría sin ellos, como así tampoco existirían bandas de lo más aberrantes, blasfemas y extremas. El odio que destilan éstos tipos siempre ha sido el combustible ideal para que cientos de dementes alrededor del mundo, tomen sus instrumentos y salgan a destrozar tímpanos con su música, la cual es lo más cercano que podemos encontrar a una explosión nuclear. Hoy, Blasphemy gozan de su mote de banda de culto, y son homenajeados, en vida, por bandas que mantienen viva la semilla del odio. Ellos, orgullosos, siguen en pie, con su espíritu bélico a flor de piel.

Influenciados por: Sodom, Venom, Sepultura (primer disco), Possessed, Destruction, Sarcófago, Disorder.
Líricas: Guerra, muerte, odio, satanismo, rituales.
Discografía esencial: Fallen Angel Of Doom (1990); Gods Of War (1993).
También escuchar: Revenge: Triumph.Genocide.Antichrist (2003); Conqueror: War Cult Supremacy (1999); Impiety: Skullfucking Armageddon (1999); Blasphemophagher: Nuclear Empire Of Apocalypse (2008).


Hellhammer:
Origen: Zurich, Suiza. 1982/1984.

El génesis de Celtic frost, es, además, el génesis de mucho de lo que hoy se conoce como Black Metal. Es más, es el génesis de lo que hoy se conoce como Metal Extremo. Oscuros y pesados, los suizos comandados por Tom Warrior y Martin Eric Ain, siendo éstos apenas unos adolescentes, tomaron lo hecho por Venom, le quitaron ese aire lujurioso que tenían los británicos, lo oscurecieron más aun, lo hicieron más denso, mucho más denso, y salieron a destrozar tímpanos. Sin ese balance perfecto que hizo de Celtic Frost algo supremo, balance entre la lentitud casi fúnebre con las partes veloces, pero con un estilo absolutamente atípico para la época. En Hellhammer no existían esos cambios de ritmo tan clásicos en CF, esos crescendos majestuosos que erizan la piel: en Hellhammer había un ritmo bien definido por canción, como mucho dos, y listo. La rudeza, ese estado tan primitivo de las cosas, hizo que hasta el día de hoy se los recuerde con cariño y respeto, por ser vanguardistas, por ser realmente pesados, y por su audacia y autenticidad. Claro, luego, con CF, llegarían a niveles creativos sobrehumanos. Pero ello no es óbice a la hora de apreciar y valorar lo hecho por éstos adelantados a su tiempo con su primera banda. Señoras, señores, Hellhammer hicieron Black Metal cuando el término aun estaba en pañales. Adoptaron un look netamente blacker cuando Fenriz, Euronymous y demás aun estaban en la escuela. Y trascendieron sin haber grabado jamás un disco full. ¿Querés más? En su tema “Triumph Of Death”, Tom Warrior inventó la escabrosa manera de cantar que hoy utilizan todos los vocalistas de Depressive Black Metal. Suficiente.

Influenciados por: Venom, Black Sabbath, Amebix, Angel Witch, Black Flag.
Líricas: Muerte, satanismo, ocultismo, Apocalipsis, destrucción.
Discografía esnecial: Apocalyptic Raids (1984); Demon Entrails (2008).
También escuchar: Root: The Revelation (1990); Warhammer (alemania): Curse Of The Absolute Eclipse (2002); Usurper: Threshold Of The Usurper ep (1997); Master´s Hammer: Ritual (1991).


Impaled Nazarene:
Origen: Oulu, Finlandia. 1990/presente.

Casi a la par de Beherit, pero abordando al Black Metal desde otro ángulo, aparecían los Impaled Nazarene, la otra cabeza visible del Black finés. Mientras los grupos de Death finlandés arremetían con bases lentas, algún que otro Blast Beat, densidad a lo bestia y voces ultra guturales, los primeros grupos blackers finlandeses elegían otro camino: velocidad, afinaciones no tan bajas, riffeo más sencillo pero incesante y voces chillonas. Por un lado, estaban los Beherit con su quilombo infernal. Por el otro, estaban éstos –por aquel entonces- jóvenes músicos que tomaban cosas de Bathory, Sodom y bastante del Hardcore de su propio país, y temáticas realmente ofensivas, con el fin de crear una banda única. Impaled Nazarene siempre fueron considerados parte de la escena Blacker, pero nunca fueron aceptados del todo debido a que el Thrash, el Death y el Hardcore, siempre han sido monedas corrientes dentro del estilo del grupo. Comandados por el sacado de Mika Luttinen en voz, los de Oulu tienen la capacidad de tomar al Black Metal y mantenerlo al frente, como esencial en su estilo, pero combinándolo con los estilos antes citados, como si de esa manera fueran a encontrar el sonido distintivo del grupo. Y así es, de esa manera nace el tan peculiar sonido de Impaled Nazarene, un grupo con una trayectoria vasta, además de ser de lo más constante que el Black finés ha tenido entre sus filas.
Al igual que Beherit, han tenido que afrontar escándalos varios, siendo censurados en varios países de la Unión Europea gracias a sus letras extremas, sus actitudes blasfemas y declaraciones iguales de extremas. Pero esas situaciones no han sido el motivo por el cual IN han llegado a convertirse en un grupo prácticamente esencial: llegaron a donde llegaron gracias a su música. Que ha nadie le queden dudas de ello.
Influenciados por: Bathory, Sodom, Motörhead, Hardcore/Punk europeo, Destruction, Venom, Slaughter Lord, Slayer.
Líricas: Satanismo, el Macho Cabrío, Guerra Nuclear, sexo.
Discografía esencial: Tol Cormpt Norz Norz Norz…(1992); Suomi Finland Perkele (1994).
También escuchar: Sodom: In The Sign Of Evil (1984); Deströyer 666: Cold Steel…For An Iron Age (2002); Deathwitch: Violence Blasphemy Sodomy (2004); Absu: Tara (2000).


Sarcófago:
Origen: Belho Horizonte, Brasil. 1985/2000.

Y un día, el Macho Cabrío trajo su maldad a Sudamérica, y nada volvió a ser lo mismo. No sólo en esta región: en el mundo entero. Durante muchos años, pocos fueron los que supieron apreciar la enorme influencia de esta gloriosa banda en toda su dimensión. Recién en estos últimos años, y en parte, gracias a Fenriz, los Mayhem y Satyr, Sarcófago ha sido puesto en el lugar que se merecen: en la cima, junto a los pioneros del Metal Negro. Si bien es cierto que hicieron Black Metal en un solo disco (el fundamental “I.N.R.I”), no es menos cierto que su huella, indeleble, va más allá de ese discazo. Las líricas, satánicas hasta decir basta, fueron fuente de inspiración de muchas bandas alrededor del mundo; bandas que hoy levantan la bandera del Black, orgullosos, grupos de culto como Satanic Warmaster, Morbosidad, Black Witchery, entre otros, y que en parte, deben buena parte de lo que son y hacen a Sarcófago. Sí, eran Black/Thrash, nadie lo discute: no eran Black puro, no empiecen a joder con eso. Pero tengamos en cuenta que éstos tipos hicieron Black cuando el género aun estaba en pañales, indefinido, buscando su forma. Y como todo aquello que recién surge, la búsqueda de la identidad es una constante, y para ello es necesario mezclar, tomar lo que sirve de otros estilos, hasta encontrar la fórmula. Sarcófago abrieron una brecha, un camino. Y a través de ese camino, muchos blackers, luminarias del género, empezaron a descubrir cual iba a ser la forma casi definitiva que iba a tomar este fabuloso género. Pero, que nadie lo discuta, Sarcófago fueron fundamentales para que el Black se convierta en el Black que todos conocen y muchos aman.
Wagner “Antichrist” Lamounier: lo mejor que pudiste haber hecho es haberte ido de Sepultura para dar vida a esta gloria. Mil gracias, maestro.

Influenciados por: Venom, Bathory, Hellhammer, Possessed, Sodom, Poison (alemania), Sepultura.
Líricas: Muerte, lujuria, alcohol, satanismo, anticristianismo.
Discografía esencial: I.N.R.I (1987); Rotting ep (1989).
También escuchar: Grave Desecrator: Insult (2010); Vulcano: Bloody Vengeance (1986); Anal Vomit: Depravation (2007); Parabellum: Sacrilegio ep (1987).

12 comentarios:

DirtyRottenLeecher dijo...

semana santa en Puro Ruido jajaja

PURO RUIDO dijo...

Bueno, era el momento justo jajaja

Gerard dijo...

Excelente post. Un informe de alto rango. Detallado, preciso en su analisis sabiendo de lo que se escribe. Fenomenal, Hans. Un abrazo.

PURO RUIDO dijo...

Muchísimas gracias por los elogios! En realidad, esto fue hecho por Laura (mi mujer) y yo, en partes iguales. Este fin de semana publicaremos la segunda parte. Un abrazo

cabeza dura punk de rio cuarto dijo...

muy bueno todo....solo keria saber cuales de estas bandas son NAZIS??? como BURZUM,GRAVELAND,ABSURD ???

PURO RUIDO dijo...

En la segunda parte del informe cito a unas cuantas. Pero te las nombro ahora: además de las que citaste, tienes a Satanic Warmaster, Ad Hominem (quienes ahora se han borrado del movimiento NS), Der Stürmer, Dark Fury, Eisenwinter, Nokturnal Mortum, Temnozor, entre otros

Fenriz666 dijo...

Llegué al post de casualidad, pero lo comencé a leer y llamó mi atención rapidamente. En general habla y explica muy bien cosas que algunas personas (esos "true blackers") no son capaces de comprender, pero, también deja en claro que la esencia del black, como movimiento, no puede ser comprendida por todos. Hablar de Immortal no es hablar de Black, creo que ahí, faltó una apreciación real a lo que es Immortal, simplemente Immortal, y si hay un grupo que realmente le importa un carajo caer dentro de la escena, son ellos. Hablar de Satyricon es hablar de la escencia mas pura de las oscuridad ambiental del Black, pero decir que Volcano, Rebel Extravaganza son discos a escuchar, me parece una falta de respeto contra The Shadowthrone... Lo mismo es con Those of the Unligth de Marduk, Pentagram de Gorgoroth... Podría seguir para llevar el post a una idea mas amplia del concepto de Black, tanto musical como movimiento, pero no son los mejores medios estos. Lo dejo a modo constructivo, ya que caer en ciertas preferencias es donde queda la cagá. Buenísimo post compa, siga aportando de esta manera. Saludos!

PURO RUIDO dijo...

Fenriz666, primero que nada, gracias por comentar. Pero, principalmente, gracias por tomarte el tiempo para leer. Bien, vamos al grano: la razón por la cual recomendamos esos discos de Satyricon tiene que ver con lo que elogiamos de la banda en la reseña: su capacidad para cambiar y no quedarse quietos. O sea, se recomiendan 3 discos, de 3 etapas distintas, para que aquel que no los escuchó aun, pueda corroborar como va mutando la banda. Obviamente, The Shadowthrone es una gloria. En cuanto a los discos de Marduk y Gorgoroth, elegimos esos luego de discutir con mi mujer acerca de cuáles discos poner. Llegamos a un acuerdo y pusimos algunos discos que nos gusten a ambos. O sea, subjetividad pura. Lamentablemente, no pudimos poner todos los discos y bandas que teníamos en mente. Por eso vengo pensando en un libro, desde hace rato. Saludos!

Estrella Lopez dijo...

Ya lo avía leído todo solo son recopilaciónes de todo lo que se lee en internet y falto mucho más ojalá ala próxima me sorprendan

PURO RUIDO dijo...

Me parece genial que expreses tu opinión, pero debo corregirte en algo: acá no hay recopilación de nada. Además, es un resumen, no un libro. Por otro lado, se escribe Había y no Avía. Y los puntos y las comas no están para ser obviados. No lo tomes a mal, pero además de criticar argumentando erróneamente, escribís con horrores de ortografía.

cristian dijo...

Buen análisis
me pase un buen rato leyendo

Cuntgrinder dijo...

Gran labor, completito y entretenido el informe, eso sí en el apartado Nachtmystium olvidaste mencionar la reputación infame de ripoff del pibe Blake Judd, algo que va en absoluta contramano con el espiritú TRVE no sólo del género sino de toda la música under en general.