viernes, 23 de diciembre de 2011

Morpheus Descends - Ritual Of Infinity

Año: 1992
Sello: JL America
País de origen: USA

En los 90s, a principios de esa década, Estados Unidos fue un hervidero de bandas brutales que aparecían de cualquier lado como plaga. Pero hubo 2 epicentros: Tampa (Florida) y New York. De New York surgieron las bandas que dieron forma casi definitiva al llamado Brutal Death. Me refiero a grupos que poseían otras cualidades, distintas de las de los de Tampa, siendo los neoyorkinos más propensos al Blast Beat, la velocidad rabiosa, oscuridad cuasi blacker (siempre y cuando se metieran en el satanismo), momentos del Doom más arrastrado y una precisión instrumental asombrosa, que era usada para crear intrincadas composiciones que contenían toda la enfermedad mental necesaria como para que estas bandas sonaran muy retorcidas. Incantation, Suffocation, Immolation, Pyrexia y quienes hoy nos ocupan, Morpheus Descends, fueron los propulsores de una movida que hoy es más valorada que nunca. Menos digeribles que las bandas provenientes de Tampa (menos digeribles porque eran más retorcidas aun, pero ambas movidas eran bastante anticomerciales), más graves en lo sonoro, menos gancheros y más brutales, los neoyorkinos hicieron un culto de lo macabro y de lo oculto, musicalizando todo eso con canciones rígidas en cuanto a las atmósferas (todas son muy oscuras, en eso ni se mueven de su lugar), pero ricas en arreglos. Por ejemplo, las violas utilizaban un doble ataque, tocando el mismo riff, pero abordándolo cada guitarra desde octavas distintas, y a veces, hasta en distintas tónicas, pero complementarias. La batería pasaba de lo explosivo al arrastre cuasi Doom, y viceversa, manteniendo en todo momento un golpe poderoso que sostenía las rasgaduras insanas de las guitarras. La ultra-gutural voz del fallecido Jeff Reimer es la típica voz de ultratumba, propia de las bandas de la región, o sea, profunda y grave hasta decir basta. Por cierto, uno de los guitarristas en este disco es el señor Robert Yench, quien supo aportar sus riffs y su sonido grave en Incantation, banda con la cual Morpheus Descends tenían mucho en común.
"Ritual Of Infinity" fue el debut de los MD, y es además, una de las placas esenciales dentro de la discografía de un muy buen grupo que no obtuvo el reconocimiento merecido. Hoy, conseguir sus discos, no es nada sencillo. Afortunadamente, la web nos permite a acceder al material de la banda con facilidad, pero sería genial poder tener este disco (y los siguientes) en formato físico, en CD, pues son obras atemporales y sumamente valiosas. Son un cuadro (horrendo y atractivo a la vez) de un momento y un lugar en el cual uno quisiera haber estado.

No hay comentarios: