lunes, 20 de marzo de 2017

Comaniac - Instruction for Destruction



Año: 2017
Sello: SAOL
País de origen: Suiza

Luego de descubrirlos por accidente, viendo un video adelanto de lo que sería su primera grabación de Larga Duración, decidí estar pendiente de éstos tipos pues sabía que su propuesta era bastante interesante. Después del tremendo éxito en que resultó el lanzamiento de su primer disco, “Return to Wasteland”, supe que no me había equivocado. Éstos suizos pudieron mover sus fichas de tal manera que pudieron sacar un disco excelentemente producido de una manera total y completamente independiente, y éste año me han sorprendido gratamente de nuevo.
Próximo a lanzarse el 7 de Abril del corriente año, el disco “Instruction For Destruction” es probablemente uno de los que llegarán a resaltar durante todo el 2017 dentro del Thrash Metal, o al menos para mí es uno de los más esperados.
Mediante el sello germano SAOL, éstos jóvenes emprendedores provenientes del país multilingüe han mejorado, y han mejorado mucho. Las composiciones en su nuevo trabajo son mucho más complejas, mejor logradas, pero no dejan de ser melódicas y bien producidas como en su anterior álbum. Y no podría estar más contento con el resultado.
Lograron enriquecer su abanico de riffs y éste año los lugareños de Europa Central nos presentan algo bastante fresco y poco repetitivo (sólo lo necesario, sin llegar a ser aburrido).
Las nuevas melodías son ejecutadas por el guitarrista y vocalista fundador de la banda, Jonas Schmid, junto con el recién integrado guitarrista Valentin Mössinger, ex-integrante Final Cut y Suborned, quien sería compañero de Raymond Weibel en aquellas mismas bandas, tocando éste último el bajo, aunque en Comaniac no es nuevo integrante si no que es también uno de los fundadores junto al feroz Jonas, y por último tenemos al batero Stefan Häberli, quien resulta ser también un ex-Suborned, marcando muy bien el ritmo para el trabajo nuevo de los Comaníacos.
Sin duda alguna, y con temas tanto acelerados (como Coal y Bow Low, su primer corte de difusión) como más armoniosos (como How To End It All y el tema principal homónimo, el cual es mi favorito por cierto), “Instruction For Destruction” es probablemente lo mejor que pueden haber lanzado hasta ahora, y créanme, vale la pena escuchar cada uno de los 47 minutos de duración.

Reseña escrita por Bruno Terrosa.