lunes, 3 de noviembre de 2014

Coprocephalic - The Oath of Relinquishment




Año: 2014
Sello: Lacerated Enemy Records
País de origen: USA/Taiwan

Lacerated Enemy rara vez se equivocan al lanzar un disco. Es de esos sellos que eligen cosas puntuales, que no editan por cantidad, sino que seleccionan lo que consideran que vale la pena. Coprocephalic, de antemano, tenía todas las de ganar. Miembros de bandas tan brutales como interesantes, tal es el caso de Gorepot, Cerebral Engorgement y Guttural Corpora Cavernosa, unidos en pos de sacar provecho de sus conocimientos en la materia y hacer un buen disco de Brutal Death; segundo disco, para ser más exactos. Lo hicieron? Sí, indudablemente lo es, "The Oath of Relinquishment" lo es. Pero viene con un defecto que no me cierra, que bajo ningún aspecto suma puntos a favor del grupo: los vocalistas. En total, en el disco participan 4 cantantes: Larry Wang (de Gorepot, integrante de Coprocephalic), más invitados como Angel Ochoa (Cephalotripsy, y actual cantante de Disgorge US, Matti Way (Abominable Putridity y Pathology), y Blue Jensen de Guttural Secrete. Todos tipos experimentados y talentosos, quienes han dado sobradas muestras de poseer un talento innato para esto tipo de música. Sin embargo, cuesta distinguir a uno del otro, todos cantan exactamente igual, o casi igual. Eso me lleva a preguntarme ¿de qué sirve tener invitados de lujo en tu álbum, si los mismos van a terminar cantando de la misma manera que el cantante de tu banda? No sólo que no lo entiendo, sino que, a mi parecer, eso le resta puntos a un disco que es bastante interesante. Porque lo es, el segundo full lenght de Coprocephalic es una bestial, retorcida e interesante obra de Brutal Death técnico y arrollador. A ver, acá no hay improvisados, todos son expertos en la materia. Es por eso que no sorprende que los blast beats sean insanos, que los breakdowns destrocen vértebras, y que los riffs sean tan macabros como azotadores. No resulta extraño que todas las composiciones sean un tropel de golpes dirigidos al mentón, y que den en su objetivo. En pocas palabras, y siendo redundante, este es un buen disco de Brutal Death, y dudo de que vos, fanático del estilo, no vayas a disfrutar del álbum. Yo lo hago, aun sin ser el fan número uno del subgénero. Pero tiene ESE DETALLE, el de las voces, y a mi eso me saca la erección. Insisto, si la monotonía vocal hubiese sido responsabilidad de Larry Wang solamente, hubiera comprendido y hasta lo hubiera dejado pasar. Pero tener 4 cantantes, y que no se note una puta diferencia...es demasiado. De cualquier manera, este disco merece ser escuchado.

Bandcamp 
Facebook
Label
Youtube

1 comentario:

Mal Augurio dijo...

si es un gran disco, ultimamente no consumo tanto brutal death como antes que escuchaba una gran cantidad de discos por año pero cosas como esta, la de origin, prostitute disfigurement o sinister mantienen la calidad y brutalidad del mismo entre un monton de bandas copias de otras