viernes, 25 de noviembre de 2011

Neuraxis - Asylon


Año: 2011
Sello: Prosthetic records
País de origen: Canadá

Canadá fértil para el Death técnico, nadie puede dudarlo. Antes de que el Death anclara en dicho país, ya había bandas que se dedicaban a romper moldes y abrazar el Rock Progresivo. Rush y Voivod son referencias obligatorias, pero si hablamos de Death, tenemos a Gorguts (verdaderos vanguardistas), Cryptopsy, Beneath The Massacre, Quo Vadis, Martyr, y cómo no, Neuraxis, el grupo que hoy nos ocupa. Ya desde el nombre uno supone que la cosa viene por el lado más cerebral del estilo, y es así nomás. Más la racionalidad de la que hacen gala sus integrantes (tanto a la hora de crear música como en la faz lírica) no juega en contra de la dureza obligatoria en este tipo de música. Y acá surge un nombre casi inevitable: Suffocation. Hablar de Death técnico y Brutal y no hablar de Suffocation, es sinónimo de ignorancia. Ya desde los riffs complejos, con los dedos del guitarristas tocando sucesiones de acordes y escalas que harían que vos y yo quedemos con los dedos enredados, pasando por la faena de Olivier Beaudoin en la batería, un verdadero pulpo, pasando por las exquisitas líneas de bajo tocadas por Olivier Pinard, los canadienses tienen a Suffocation como máxima influencia, y eso no se puede negar. Luego, aparecen varios nombres a medida que avanza el disco, pero Suffocation es la principal referencia que tienen los Neuraxis. Eso sí, a los canadienses les sobra talento y creatividad como para no tener que vivir a la sombra de nadie, y se encargan de demostrarlo en 10 canciones llenas de técnica, creatividad y locura racional (¿acaso alguien cree que la locura es fruto solamente de la irracionalidad?). No sé si estaremos hablando del mejor disco de Neuraxis, pues es muy pronto como para poder tener semejante certeza. Además, los tipos son muy parejos, jamás bajan de cierto nivel, por eso cada disco de Neuraxis es recibido con los brazos abiertos por parte de los amantes del Technical Death, pues los canadienses nunca defraudan. “Asylon” así lo confirma…de nuevo.  

No hay comentarios: