viernes, 2 de abril de 2010

Last Days Of Humanity - Hymns Of Indigestable Suppuration


Año: 2000
Sello: Bones Brigade
Origen: Holanda
Formación:
Erwin de Wit: bajo y voz
Marc Palmen: batería
William Van De Ven: guitarra
Bart Bowmans: voces
Los últimos posteos habían sido de Punk y Hard Rock. Entonces, volvamos al ruido, y le hagamos honor al nombre del blog. Y estos holandeses, formados en 1989 (sí, 1989) y separados en el 2006 sí que hacían ruido. Un Goregrind infernalmente ruidoso y extremo, que por momentos carece de la claridad suficiente como para que el oyente pueda entender que carajo están tocando. Es más, amigos míos fanáticos de lo Extremo, me han confesado que se les hace difícil aguantar un disco de Last Days Of Humanity completo. Así de extremos eran estos holandeses, muy extremos. En este caso, les presentamos el segundo disco de la banda; segundo disco full, pues previamente habían grabado una gran cantidad de splits y ep´s, en la misma línea claro está. Esta verdadera animalada de 23 temas, es un compendio de temas cortos y ultra-veloces, con un sonido atronador y dos vocalistas que se desgarran las gargantas emitiendo sonidos guturales y gritos enfermizos. Las líricas son, como no, repulsivas hasta decir basta, un verdadero catálogo de atrocidades varias. Influenciados por el primer Carcass, el material más reventado de Agathocles y bastante del Brutal Death europeo, Last Days Of Humanity fueron uno de los mejores, y más bestiales exponentes de la fértil escena extrema holandesa.
Seguramente el material contenido en este y en todos los discos del grupo, es de muy dificil digestión, en especial para aquellos que no acostumbran a escuchar cosas tan bestias. Pero para los amantes del ruido, Last Days... es una estupenda opción, a no dudarlo. Pulgares arriba.
Link: click en el título del post

2 comentarios:

Sergio dijo...

Pufffff Menudo discazo, Manel! Entre Rodrigao y tu me habeis convertido en un completo adicto al grindcore jajaja. No dejeis de subir este tipo de mterial.

Manel dijo...

Hey Sergio! Que bueno que te guste el Grindcore. A nosotros nos mata ese estilo!